Aristóteles y Orson Welles: un diálogo hipotético

Publicado el 1 marzo, 2017

Aristóteles y Orson Welles caminan alrededor del jardín de los peripatéticos, a las afueras del Liceo ateniense. Varios hombres, la mitad griegos antiguos y la otra mitad norteamericanos modernos, los siguen de cerca. Cuando habla, Aristóteles mueve mucho las manos, los mismos ademanes con los cuales lo pintó Rafael Sanzio, y Welles, por su parte, fuma tabaco en una pipa de madera. El filósofo y el cineasta intercambian opiniones de forma apasionada, pero su ímpetu, quizá de una magnitud equiparable, no les impide cederse la palabra y escucharse mutuamente.

Quienes andan detrás de ellos, literalmente pisándoles los talones, cuentan con sus correspondientes dispositivos de escritura: pergamino o papel, según sea el caso. No obstante, a causa de la atención que les prestan a ambos, ni siquiera tienen tiempo de tomar nota o de apuntar sus valiosas intervenciones. Aguzan el oído y confían en la palabra oral, por el momento su único asidero, porque sólo los ven de espaldas, a veces de perfil, y el humo que sale de los pulmones de Welles, estela gris y muy densa, les impide leer sus labios. Material de conferencia, el tema es prometedor, interesante: los maestros hablan de dos formas distintas de comenzar una narración.

Aristóteles dice:

—Verá, señor Welles, en El arte poética, que escribí con la intención de deslindar los géneros literarios, de esbozar una taxonomía, una clasificación, traté de explicar que a diferencia de la historia, que cuenta los hechos de una forma lineal y progresiva, ab ovo (1) , la literatura empieza in medias res (2). Así pues, si Heródoto de Halicarnaso empieza su historia con el rapto de la diosa Ío y le da continuidad hasta los años ulteriores a la muerte de Darío I el Grande, rey de Persia, Homero, por el contrario, presenta a Odiseo en los aposentos de la ninfa Calipso, en la isla de Ogigia, y luego regresa al principio para dar cuenta de su accidentada travesía desde Troya.

Hay casi tres milenios a favor de Aristóteles. La tesis que él describe, y que repite con diferentes tonos y registros, parafraseándose a sí mismo, ha tenido una validez ininterrumpida hasta la mitad del siglo XX. Welles, sin embargo, muestra sus reservas y responde que El ciudadano Kane, la más vanguardista de sus producciones fílmicas, inicia, se desarrolla y concluye en atención a un orden alterno.

—En El ciudadano Kane, señor Aristóteles —dice, hace una pausa, da tres caladas consecutivas a su pipa, y prosigue—, hice que el final se convirtiera en el principio, trastocando los extremos del relato, la apertura y la clausura. Mi protagonista, Charles Foster Kane, pronuncia cierta palabra en su lecho de muerte y, dada la influencia que ha ejercido en Norteamérica como empresario y político, como persona privada y pública, sus más fervientes admiradores se vuelcan a la tarea de la investigación y la película acaba justo cuando ese vocablo revela su significado más profundo.

Los sabios continúan con el debate, con este diálogo hipotético, y, en una de las esquinas del jardín, se internan en uno de los pórticos. A juzgar por el camino que han tomado, desean privacidad y mayor concentración. Sus seguidores, desconcertados, piensan que lo más prudente será dejarlos solos y se disponen a dar más vueltas a fin de determinar cuál es el inicio, la mitad y el final de este redondel botánico.

 

(1) “desde el origen más remoto”. En narratología significa que la historia comienza desde el “inicio”

(2)  latín: “hacia la mitad de las cosas”, es una técnica literaria donde la narración comienza al final de la historia, en vez de en el comienzo de la misma (ab ovo o ab initio)


Artículos relacionados:

Tags: Aristóteles, El arte poética, El ciudadano Kane, escritura creativa, narratología, Orson Welles

Autor: Francisco Gallardo Negrete

De Pénjamo. Maestro el Literatura Hispanoamericana y filósofo....

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube