Corrupción de todos los colores, olores y sabores

Publicado el 28 abril, 2017

Te imaginas llegar a un restaurante y que solo hubieran unas cuantas opciones en el menú y además te dijeran que la comida ya está caduca desde hace unas semanas, pero que de algún modo te vieras forzado a pedir algo de ese horrible menú para poder satisfacer esa necesidad de hambre creciente. Quizá ésta es una imagen similar a la que nos ofrece el panorama político actual en México: con partidos viejos y nuevos que caen en  prácticas de corrupción por igual para hacerse de recursos,  financiar campañas y hasta formar  fortunas personales presumiblemente.

La ciudadanía está harta,  se ve en la encrucijada de elegir entre partidos de todos colores y sabores, pero en realidad,  todos huelen a corrupción. Así será en las elecciones locales de este año y en las federales del 2018: decidir de entre este limitado menú a quienes nos “representen” en las instituciones democráticas será todo un reto.

Lo cierto es que como hemos visto, la corrupción es parte de la realidad está en muchos lugares. En todos los países del mundo se expresa en diversas formas, es tal vez, parte de la naturaleza humana. Los países “chingones”, no es que sean inmaculados o sean de otra especie, sino que han construido sistemas fuertes de control que no permiten la proliferación de practicas corruptas.

En esos países, escuchamos de jueces y de instancias de investigación que persiguen y señalan a los corruptos, medios de comunicación que indagan y sacan a la luz casos simbólicos, leyes que castigan severamente y culpables finalmente son sentenciados para que cumplan y paguen por sus actos. En suma, hay una sensación de cultura de la legalidad.

Instituciones débiles

Desgraciadamente aquel panorama aún es incipiente en México, con poderes judiciales poco independientes, cámaras de diputados locales que no representan y fiscalías poco profesionales y nada eficaces (las cuales no atrapan a los criminales y corruptos) y medios de comunicación locales amarillistas y con falta de suficiente independencia. Además del pacto de impunidad que se presume existe entre las élites políticas del país, para que no se toquen unos a otros.

Por eso, todos los partidos serán corruptos mientras puedan y esto necesario para su supervivencia. Seguiremos viendo videos de personajes de todos estos partidos y escucharemos acusaciones diversas que nos confirman que no hay blancas palomas. Lo que sí tenemos que hacer para reducir estos episodios es construir un sistema eficiente que persiga y castigue a aquellos que cometen actos de corrupción, y crear una sociedad civil participativa que tome en sus manos las riendas de su destino.

Tags: Corrupción, elecciones, México, MORENA, partidos políticos, Política

Autor: Gustavo Herrera

Abogado, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas. Me interesan los asuntos públicos y la incidencia de las sociedad en ellos.

...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube