Cuba post-Castro

Publicado el 28 noviembre, 2016

Tras la muerte de Fidel Castro, Cuba abre un nuevo ciclo en su historia. Su gradual apertura al mundo globalizado, regido por un voraz sistema de mercado, exige nuevas competencias a la estructura económica de la isla. El reto es mayúsculo, y se necesita una nueva revolución cubana.

El pueblo cubano canta y llora. En momentos convulsos de catarsis social, se gesta una nueva revolución, esta vez no armada, sino de reinvención. Cuba se prepara y podría dar una nueva lección a la geopolítica mundial.

“Fuera del mundo que batalla y luce sin recordar a su infeliz cautivo.” —José Martí

Inicia la nueva revolución cubana…

Con las zapatillas negras del desencanto,
se pasea con aroma a libertad,
rondando a pasos ligeros,
la pérfida tentación de la ilusión.

Incuba la incertidumbre
en la infancia temprana del siglo XXI
y el mar turquesa acaricia la isla,
oasis de la plástica vanidad.

Que ría tu piel morena, jeva,
polvorín de autenticidad,
lunar de vida, ron para el hambre.
Que el horizonte vislumbre un nuevo naufragio.

Bruma y brindis en el Cuartel Moncada.
Purga y lumbre de la futura revolución.
Que la brisa del Caribe eleve tu rostro
y te guíe en el bullicio de las sirenas.

Que cante la Habana,
que llore y grite la añoranza,
que estalle la rumba,
que la historia absuelva o condene.

Fidel Castro y el cartón de Jorge May

En el cartón de portada —contribución del caricaturista Jorge May, autor de Campechanidades— nos refleja dos aspectos importantes de la muerte de Fidel Castro. Primero, que se trata literalmente de un Deus ex machina que por fin deja a Cuba fuera de sus manos. Muchas dictafuras tienen ese mismo fin. Por otra parte, que para alguien que luchó por el comunismo, el resultó muy posesivo con su tierra.

El tiempo se le acabó a Fidel, y lo que nos dejó es tan grande como controversial. Bueno o malo, hoy nadie puede decir de él sin herir suceptibilidades.

Acercó la salud y educación a su máximo potencial, pero la libertad a su mínimo; estimuló el talento de todos los cubanos, pero les negó el fruto de su productividad; deshizo la fortuna de miles, pero cambiando poco la de millones; se deshizo de la propiedad privada, pero adueñándose de toda la isla.

Con su revolución cubana, Castro trató de hacer un paraiso comunista de su isla; uno del que si cientos de miles se salieron nadando, es sólo por que no lo pudieron hacer corriendo. Habrá que ver como cambia el panorama tras la intervensión de la parca.

Prueba y error, es el único método que tenemos para progresar. El futuro de Cuba, y en buena medida del mundo, depende de como interpretemos los resultados del experimento de Castro y como respondamos a él.


Autores

José Reyes —Poema e introducción
Jorge May —Cartón
Armando E. Torre Puerto —Edición

Fuente del video: Kyle Kulinski, Secular Talk.

 

 

 

 

 

Tags: Cuba, Fidel Castro, Jorge May, José Martí, poesía, Revolución Cubana

Autor: J. Reyes

Homo Sapiens

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube