We Can be Heroes: Liga de la Justicia

Publicado el 2 diciembre, 2017

Por fin está en cines la película con la que he soñado desde que era un pequeño nerd, la reunión en la pantalla grande de todos (bueno, algunos) mis héroes favoritos, Liga de la Justicia. Y bueno, la peli está… Ok.

He esperado algún tiempo antes de sentarme a escribir; ya vi la película dos veces (casi nunca pago dos veces por una peli en cines), y he estado escuchando opiniones diversas al respecto. Es que quería bajarle un poco a la emoción y aclarar mis pensamientos. Dudo mucho que se pueda objetivo hablando de arte y entretenimiento, pero sí trataré de ser honesto.

Voy a contarles algunas cosas que pasan en la peli sin arruinar ninguna sorpresa (de hecho, no hay sorpresas) para hablar de lo bueno, lo malo y lo regular de Justice League.

Lo meh

La historia no es que sea mala, es sólo genérica. La trama es formulaica, simple y lineal: llega un villano que quiere conquistar el mundo con ayuda de un ejército de monos alados; los héroes se van reuniendo de uno en uno; tienen una pelea inicial con el malo de la que apenas salen bien librados; durante un momento parece que el equipo se va a fragmentar; pero van, presentan batalla y ganan. No está mal, sólo es rutinario, y algunos pensarán que es una ventaja dejar de lado las complicaciones innecesarias de Batman v Superman con sus mil subtramas que no llevaban a ningún lado.

Image result for justice league steppenwolf fight

El villano, Steppenwolf, no es el peor del cine de superhéroes. Es sólo meh. Es poco conocido fuera del círculo comiquero y los espectadores no tenían ninguna referencia de él antes de esta película. No lo vemos desplegar su maldad y tampoco mucho de su poder, como para odiarlo o temerle. Sabemos que al final será derrotado. La voz de Ciarán Hinds está bien padre, pero el aspecto del tipo es ordinario y olvidable.

Lo mismo podríamos decir de las secuencias de acción: están lo suficientemente entretenidas, pero no es nada que no hayamos visto antes (excepto la pelea bajo el agua con Aquaman, que es lo único auténticamente novedoso en cuanto a acción se refiere).

Saca de onda que Man of Steel haya tenido mejores secuencias de acción que sus dos secuelas. Creo que en ambas los creadores han querido dejar fuera de peligro a todos los civiles, después del genocidio de MoS, pero no entendieron el punto: lo que molestó de la batalla contra Zod en Metrópolis no es que hubiera víctimas civiles, sino que a Superman parecían no importarles un comino. La solución no es quitar a los civiles de la escena, porque así el público no siente que haya nada en riesgo, sino mostrar a los héroes haciendo de todo para salvarlos. En cambio, aquí tenemos a una familia rusa que ocupa tiempo desproporcionado en pantalla y apenas se sobreentiende que también había otras personas en peligro.

Lo malo

Por otro lado, el tono de la peli es irregular, pasando de lo épico y solemne a lo chistín marvelero. Está bien que le hayan querido bajar dos rayas a la sordidez. El contraste entre Superman y Batman funciona porque uno es un ser de luz y el otro una criatura de la noche, y cuando en BvS ambos son un par de emos depresivos, se pierde mucho de lo que hace interesante su interacción. Estuvo bien que le regresaran las sonrisas y el humor a Superman, pero esos one-liners que le impusieron a Batman fueron infames: “Dios mío, de verdad es alto”, “Sí, definitivamente algo está sangrando”. Faltó nomás “Nunca salgo de la cueva sin ella”.

El problema de ritmo de la película se nota en que todo sucede muy rápido y muy fácil. Nuestros héroes entienden y aceptan la situación a la que se enfrenta muy rápido y saltan a las conclusiones acertadas de forma muy conveniente, sin detenerse a pensarlo ni un momento. Esto se nota sobre todo en la resurrección de Superman (no es spoiler, los de Warner son unos ridículos por querer mantenerla en secreto), cuando nuestros héroes entienden “¡a huevo, así se revive a un muerto!”, que la posibilidad del asunto ni se discute y su pertinencia apenas merece comentarios.

Related image

Lo peor: hicieron de la muerte de Superman algo irrelevante. Mataron a Supes en una secuencia que sobraba, en la segunda película en la que aparecía, y lo revivieron más fácil que al perro de Frankenweenie. Además de que mientras en BvS el kryptoniano es una figura que polariza al público (como las películas de Zack Snyder), resulta que en Justice League todo el mundo lo quería, lo extrañaba y lo quiere de regreso (como a Zack Snyder).

Por la misma razón se me hace difícil de tragar que el mundo se haya sumido en la desesperanza por la falta de Superman (más de eso en un momento), un personaje al que llevaban dos o tres años de conocer. Eso y que la caja matriz de Steppenwolf esperara a la muerte del kryptoniano para reactivarse… ¿por qué no lo hizo durante los siglos que no hubo superhéroes en la Tierra?

Otra inconsistencia: Cyborg dice que fue creado cuando la caja matriz se activó tras la muerte de Superman. Pero en BvS vimos un video de la creación de Cyborg que ya existía mucho antes de que Superman muriera (estaba en poder de Luthor desde hace quién sabe cuánto). ¿Qué pasó ahí? ¿Un hechicero lo hizo?

Por último, esta cinta de Snyder refleja a la perfección algo que en la teoría de género se llama the male gaze, o “la mirada masculina”, y que en cine se expresa mediante la forma en que las mujeres son encuadradas por la cámara. En este caso, la mirada masculina cae sobre Diana de forma muy evidente. El personaje es el mismo (es lo máximo del mundo mundial), pero la cámara le dedica demasiada atención a su escote y su culo, en oposición evidente a cómo lo hacía Patty Jenkins en Wonder Woman. No me quedó claro si su falda es más corta, pero definitivamente se le levanta y se le ve el calzoncito todo el tiempo, lo que antes no pasaba. Lo mismo sucedió con las amazonas, cuyas armaduras de batalla fueron cambiadas por bikinis de metal. Todo esto serían simplemente clichés bobos típicos del género, pero como ya teníamos el antecedente de Wonder Woman, que rompía precisamente con todo ello, se siente como un  retroceso.

Related image

Lo bueno

Pero lo bueno, a mi parecer, compensa por lo malo y lo mediocre. Lo mejor de la película fueron los protagonistas. Cada uno de los seis magníficos está caracterizado a la perfección y cada uno tiene un momento, aunque sea breve, pero que es suficiente para conocer qué pasa por su mente y con su vida.

Flash es el novato nervioso, Batman el veterano cansado, Diana es la líder nata pero está insegura de su papel, Aquaman es un buen tipo que no halla su lugar en el mundo y Cyborg se siente como un fenómeno. Por supuesto, aquí tenemos POR FIN al Superman que queríamos ver, el símbolo encarnado de la esperanza y de lo mejor del espíritu humano.

Me pareció fantástico el arco argumental de Batman, que inicia desde BvS, en donde tenemos un hombre consumido por la amargura, que al descubrir la auténtica humanidad en Superman (sí, que haya sido con lo de Martha es una tontería, pero lo que significa ese momento es maravilloso) reencuentra la suya propia. En esta película continúa con ese mismo viaje, y tiene unos momentos de introspección en los que admite que “Superman era más humano que yo”. ¡Y sí! De eso se trata la oposición entre Bats y Supes: que uno quiere ponerse por encima de la humanidad como superhombre nietzscheano, mientras el otro es profundamente humano a pesar de su origen semidivino. Y tengo entendido que en una versión más extensa de esta cinta, Batman profundizaba más en cómo se había dejado dominar por la furia y convertido en un asesino (¡muero por ver esa edición!). O sea, Superman salva a Batman, metafóricamente le devuelve la vida, y por eso tiene sentido que después sea Bruce quien literalmente le devuelva la vida a Clark.

Repito, incluso si parece que tienen poco tiempo para desarrollarse como personajes, los momentos que sí tienen, los diálogos que enuncian, son suficientes para entender sus personalidades, sus motivaciones, sus conflictos internos. Si acaso, lo único que me molestó fue que Flash no parara de ser chistín y poner cara de subnormal todo el tiempo, pero es que yo no tengo sentido del humor, o algo así.

Image result for "justice league" diana bruce

La química entre ellos es también perfecta. De hecho, los mejores momentos de la película suceden cuando están ahí, interactuando como personas, y no tanto cuando luchan contra los monos alados de Steppenwolf. Desde los roces tensos hasta la entrañable camaradería, estos actores y las relaciones que crean para sus personajes son los que pone el corazón de la película.

Luego están los momentos hell yeah!, esas escenas emocionantes que hacen vibrar el corazón de los fans comiqueros. Hablo de secuencias como: el flashback a la batalla contra Steppenwolf en la antigüedad (no puedo esperar a ver la versión extendida); o cuando Superman revive y los demás tienen que pelear con él porque se pone berserker (y en particular ese momento súper cool en el que Supes ve a Flash a supervelocidad); o cuando Supes regresa a patearle el trasero a Steppenwolf.

¡Detalles! Batman v Superman estaba llena de detalles que no sólo eran guiños para los fans, sino que nos hablaban de la riqueza mitopoética del Universo DC, que se extiende en el tiempo y el espacio mucho más allá de lo que nos muestran las películas. Lo mismo sucede en esta nueva entrega, sólo que aún más: Atlantis, Themyscira, Apokolips, los viejos dioses, los nuevos, ¡LOS LINTERNAS! ¡Oh, por Darkseid!

Related image

A continuación otros detallazos que me encantaron: El mar de Aquaman, que para hacerlo más badass no nos mandan a las playas de California llenas de surfistas y chicas en bikini. Aquí tenemos el mar tormentoso y helado de las latitudes septentrionales, el de las playas rocosas azotadas por las mareas. Un mar hostil para un héroe rudo.

La Gotham de Batman, que en la película anterior sólo parecía Metrópolis de noche, aquí se ve como la Ciudad Gótica que conocemos por los cómics. Tiene el aspecto más comiquero desde las películas de Tim Burton (en general, toda la peli se ve más comiquera). Hablando de eso: la banda sonora de Danny Elfman, con mucho más corazón que la repetitiva música de Hans Zimmmer, y que tiene el corazón de darnos el tema de Batman de 1989, el tema de Superman de 1978 y el tema de la Mujer Maravilla del año pasado, ¡juntos en la misma peli! Qué gozadera.

La secuencia inicial (y Snyder siempre se saca unas secuencias iniciales estupendas), que nos muestra al mundo desesperanzado tras la muerte de Superman. Dije que no le veía mucho sentido que ésa fuera la causa de que la gente hubiera perdido la esperanza. Pero creo que sí es un buen reflejo del ánimo que domina en estos días oscuros en los que el fascismo parece estar de vuelta. Sospecho que originalmente esa secuencia debía ser más larga, pero por lo pronto nos muestra dos características clave de la realidad contemporánea: la crisis económica, encarnada en el pobre mendigo con el letrero “lo intenté” a sus pies; y el odio fanático creciente, ejemplificado por los racistas que atacan la tienda de una mujer musulmana. Son sólo dos detalles, pero muy poderosos.

Por último, una cosa más que me parece fabulosa de esta película: resulta ser, quizá no de manera intencional, una especie de metáfora del DCEU. Inicia sombría y acaba luminosa. Déjenme elaborar aquí.

Si leemos la saga de Snyder como una trilogía, veremos en ella la estructura clásica del viaje de los héroes: Man of Steel  es el capítulo introductorio, en el que el héroe se asume como tal; Batman v Superman es el episodio central, más oscuro, en el que el papel del héroe es cuestionado y tiene que reafirmarse a través del autosacrificio; Justice League sería la culminación de ese viaje, la salida a la luz después de haber pasado por las tinieblas, en que los héroes se entronan, metafóricamente, como los protectores de la Tierra. El meollo de toda la cinta es la búsqueda y el reencuentro de la esperanza perdida. Sé que la forma en que ese viaje mítico está narrado en muchos momentos no funciona, pero si lo ven como una narración completa, se darán cuenta de que al final tiene sentido.

Image result for justice league superman screenshot

Pues la misma trayectoria del DCEU de Snyder se ve reflejada en la odisea de sus héroes. Hay una primera entrega que sienta las bases, una segunda en la que este universo no está seguro de lo que quiere ser y se deja llevar por la oscuridad, y una tercera en la que redescubre su identidad como la expresión de una mitología en la que lo más importante es el heroísmo y la esperanza en que el sol volverá a salir. Y la voz en off de Lois lo resume a la perfección.

En conclusión, como película Justice League es de base genérica y hasta mediocre, pero tiene suficientes elementos positivos como para hacerla muy disfrutable, divertida y hasta emocionante. Pero qué sé yo. Digo, a mí honestamente me gustan The Phantom Menace, Spider-Man 3 y la versión de Tim Burton de Planet of the Apes, así que no me hagan caso.

Teoría de la recepción

Sobre las elecciones entre Bob Patiño y el Alcalde Diamante, Lisa Simpson dijo “¿Cómo es posible que un criminal condenado obtenga tantos votos y otro criminal condenado obtenga tan pocos?” A menudo me siento así cuando veo las reacciones ante las películas de Marvel y las de DC. Digo, cosas como BvS y JL distan mucho de ser perfectas, pero el odio y desdén que generan me parece desproporcionado, sobre todo teniendo en cuenta que el grueso del MCU está lleno de películas entre aceptables y olvidables. Mucho de lo que se le achaca a las de DC se perdona a las de Marvel. Por ejemplo, díganme un solo villano memorable de Marvel que no sea Loki; pero por alguna razón todo mundo se ensaña con Steppenwolf.

Primero, los fans de DC debemos dejar de lado las teorías conspiratorias (¡Mickey Mouse los tiene sobornados a todos!) y los ataques ad hominem a los que no les gustan estas películas (¡es que eres un borrego sin criterio propio!). Tampoco podemos culpar de todo a un prejuicio anti-DC por parte de la crítica: Wonder Woman tuvo un excelente recibimiento. Menos podemos decir que el cine de superhéroes grimdarkserious ya no pega: Logan es una cinta en verdad trágica y le fue de maravilla en crítica y taquilla.

¿Entonces qué es? Bueno, sospecho que algo tiene que ver que aunque Marvel tienen un montón de pelis que son puro relleno palomero, también tuvo un excelente inicio con Iron Man y un espectacular final de primera temporada con The Avengers, además de alguna auténtica joya como The Winter Soldier. Es más fácil perdonar traspiés y tonterías cuando la totalidad de la saga tira para el lado bueno.

Creo que las tres películas de Snyder son mejores que la entrega de Marvel promedio. Pero de 5 películas totales, tres “están chidas”, una es honestamente buena (pero fue la cuarta en salir) y otra más es una reverenda porquería (Suicide Squad, obvio). Tomándolo como un todo, DC no sale bien parado.

Aun así, creo que eso no basta para explicar el odio y desdén que reciben las cintas de DC. Sigo creyendo que hay razones culturales que pesan más, que quizá el estilo de Snyder no va de acuerdo con el zeitgeist de la época, que quizá han salido en un mal momento o que generaron expectativas que no podían cumplir. Quizá en el futuro se aprecien mejor. Pero bueno, qué sé yo: a mí me gustó Watchmen.

Tags: Aquaman, Batman, Cyborg, DC Cinematic Universe, DC Comics, Flash, Joss Whedon, Justice League, Steppenwolf, Superman, Wonder Woman, Zach Snyder

Autor: Miguel Ángel Civeira González

Bloguero, escritor y friki. Miguel Ángel es licenciado en Letras Hispánicas y profesor de humanidades a nivel bachillerato. Ha publicado textos en diversas revistas y antologías, incluyendo la co...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube