“Justicia selectiva” contra la corrupción

Publicado el 25 septiembre, 2016

Los audios filtrados ayer a la prensa por el colectivo meridano “Acciones Líderes”, donde se escucha al senador yucateco Daniel Ávila acordando con un constructor “moches” de hasta 60 mil pesos por cada millón de pesos de recursos federales asignados a obra pública, evidencia algo más que corrupción.

Evidencia la ineptitud o la falta de voluntad de las autoridades responsables de vigilar el eficiente y claro uso del dinero público —que proviene de los impuestos que todos pagamos, hasta por comprar un chocolate. Evidencia también el espionaje a la vida privada para golpear selectivamente a funcionarios (como Ávila) que representen un obstáculo para los intereses políticos de otros.

¿Cómo explicamos que “alguien” filtre estratégicamente las arbitrariedades de uno de los aspirantes a la gubernatura? ¿Acaso otros funcionarios, de otros partidos y órdenes de gobierno, no incurren en irregularidades? ¿Cómo es que tenían exactamente las conversaciones necesarias para incriminar a Daniel Ávila? ¿Qué autoridades tienen la capacidad técnica para realizar labores de espionaje a altos funcionarios? ¿Están intervenidas las líneas de los ciudadanos? Y lo más importante: ¿Quedará solamente en el escándalo mediático, sin consecuencias penales?

Como ciudadano celebro que actos de corrupción como los de Daniel Ávila no queden ocultos en el anonimato, pero me parece lamentable que los órganos de impartición de justicia parezcan más “instancias de simulación de justicia”, pues los millonarios desvíos del dinero público parecen ser poco detectables para los fiscalizadores, ¿es omisión o complicidad?

—J. Reyes

Espionaje

No hay que perder de vista que, aunque la denuncia de Acciones Líderes beneficie a la comunidad yucateca, también beneficia a los enemigos de Daniel Ávila, quien pareciera un “lobo solitario” dentro del PAN, y en el pasado ha hecho fuertes declaraciones como:

“Todo mundo sabe dentro del PAN que Mario Millet (Encalada, empresario de la construcción) trabaja con ‘Huacho’, con Joaquín Díaz Mena, y que trabajó con los cuatro ex diputados federales (Raúl Paz Alonzo, Beatriz Zavala Peniche, Sergio Chan Lugo y Cinthia Valladares Couoh), pero yo voy más allá, voy a denunciar a los ex alcaldes priistas que están involucrados en ‘moches’. Me queda claro que ésta es una jugada del PRI, del PRI estatal, por supuesto, del gobierno del Estado de Yucatán, de Rolando Zapata Bello, vía su lacayo que es Roberto Rodríguez Asaf y vía el otro lacayo que es Raúl Paz Alonzo” (http://yucatan.com.mx/…/go…/daniel-avila-responde-no-cierto…).

Es bueno que se cuestione al senador Daniel Ávila, y tiene que responder o renunciar y ser juzgado, pero las grabaciones que difundió Acciones Líderes tienen un origen anónimo, y solo deberían tenerlas dos personas: el propio Ávila y el constructor Rosendo Ceballos. Es posible que uno de los dos las haya filtrado a alguien que los traicionó, pero si no, significa que están siendo espiados. De ser así, ¿quiénes más tienen intervenidas sus líneas?, ¿está bien permitir que funcionarios electos operen de esta manera, violando el derecho a la privacidad?

—Armando E. Torre Puerto.

Tags: Corrupción, Moches, PAN, Senador Daniel Ávila

Autor: J. Reyes

Homo Sapiens

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube