El Ayuntamiento de Mérida expande la dictadura del auto tras el gasolinazo

Publicado el 20 febrero, 2017

En meses recientes, a la vista de los ciudadanos meridanos, el Ayuntamiento de Mérida ha estado trabajando a marchas forzadas con el fin de alcanzar la gloria en las próximas elecciones. No, perdón, con el fin aumentar la calidad de vida —pero del auto, rey y señor de la movilidad de la ciudad.

La guerra de los asfaltos

En una especie de guerra propagandística (y tal vez con el fin de drenar recursos para las campañas venideras), tanto el Ayuntamiento de Mérida, como el Gobierno de Yucatán, han estado planchando el asfalto de las calles principales de la ciudad, contribuyendo a consolidar la visión de una ciudad para el auto. “Súper innovadora” —si viviésemos en 1950 y supiésemos nada de movilidad urbana.

Manta del Gobierno del Estado de Yucatán para desvío por modernización de la Avenida Colón —Imagen de Voz Abierta
Otra planchada de concreto más, pero mínimo las mantas del Gobierno si indican qué precaucione tomar. 

Las obras de planchado de asfalto como las de las avenidas Andrés García Lavín, Cámara de Comercio, Circuito Colonias norte, o los pares viales de Montebello y San Ramón, por mencionar algunas, no hacen más que continuar promoviendo el uso del auto, en detrimento del bolsillo de los meridanos. Ya están terminadas, y los espacios para los peatones y ciclistas brillan por su ausencia.

Cerca de las obras, las mantas decían “El Ayuntamiento de Mérida trabaja para tí. Toma tus precauciones”. Quién diría que tendríamos que tomarnos esa última parte tan en serio.

Los recursos invertidos aquí sólo le sirven a los pilotos de fórmula uno frustrados que ahora podrán recorrer esas calles a toda bala, en demérito de los que sufrimos el gasolinazo y buscamos una ciudad democrática.

Progresivo en teoría, regresivo en práctica

Viniendo del Ayuntamiento de Mérida, esto es totalmente contradictorio, ya que el Plan Municipal de Desarrollo 2015—2018 muestra las buenas intenciones que presumiblemente hubo en el momento de su redacción para dirigir la política de movilidad, hacia el objetivo de establecer «las bases de la movilidad urbana, mediante la construcción de un marco de actuación que defina lineamientos y proyectos estratégicos que orienten los esfuerzos del sector social, privado y público, bajo los principios de participación social activa, innovación tecnológica, equidad y eficiencia, seguridad y respeto al derecho.»

De acuerdo al Plan, «una de las principales características que presentan las ciudades respecto a su movilidad urbana es la dependencia a los vehículos de uso individual motorizados, la cual está relacionado con el modelo expansionista de las ciudades actuales, por lo que la planeación en relación a la movilidad debe incidir de manera directa en el desarrollo y construcción hacia ciudades densas y compactas cuya estructura urbana sea garante de redes de conexión e infraestructura, usos de suelo, zonificación, densificación de ocupación, funciones y relaciones urbanas».

Esto demuestra que el Ayuntamiento si cuenta con nociones de buena movilidad y urbanismo. Además, para el mismo fin, delinea en el Plan varias estrategias, entre las que destaca «promover políticas públicas que fomenten la movilidad peatonal y ciclista y que desincentiven el uso del automóvil privado.» Esto no queda más que en letra muerta dada las acciones que podemos observar que ha emprendido el ayuntamiento de Mérida.

Manta del Auntamiento de Mérida para promover sus obras. Nos lo advirtieron "toma tus precauciones"—Imagen de Voz Abierta
En lugar de hacer discretamente las calles que faltan, el Ayuntamiento crea tráfico notorio para rehacer calles vistosas. Excelente estrategia de publicidad, si uno piensa mal. 

Expandiendo la mancha

La participación social de la que habla el Plan queda en buenas intenciones ya que no vemos acciones que beneficien a toda la sociedad meridana. En la realidad, contemplamos la expansión de la mancha urbana, descontrolada y hasta promovida por el Ayuntamiento, continuando con ese modelo expansionista, y contribuyendo más y más a los problemas de movilidad de Mérida. A su vez, esto hace al servicio de transporte cada vez más costoso e ineficiente, teniendo que llegar a lugares cada vez más apartados. En terrenos que eran ejidales, se abren calles, carreteras, avenidas y estacionamientos; alfombras negras de asfalto para que su majestad el auto expanda su imperio sobre casas aisladas y comercios disfuncionales.

SITUR y las promesas de la campaña de Vila

Recordemos como, en su campaña, Mauricio Vila Dosal habló con vehemencia de modernizar el transporte público, ofrecimiento que hoy, como alcalde, no ha traducido en acciones. Incluso, parece que se rindió, sumándose al SITUR, proyecto que no ataca de fondo el problema, y tampoco hace nada por la movilidad de Mérida. Las rutas de los camiones siguen siendo imprácticas, el sistema de pago sigue siendo arcaico, no hay transbordo, no se respetan las paradas, etc.

En ciudades prácticas es común ver trenes, tranvías, autobuses modernos, sistemas electrónicos de pago, sistemas de renta de bicicletas, parques, aceras caminables y calles peatonales. Pese a las rieles abandonadas y los grandes volúmenes de asfalto, muy poco de esto es una realidad en Mérida. Aquí el usuario de silla de ruedas no podría avanzar más de un predio en su camino a la parada de autobús sin ser obstaculizado por una rampa vehicular, poste, o arbusto. El ayuntamiento dirá que las aceras son responsabilidad de cada dueño, pero tampoco hace nada por ver que se hagan de acuerdo a reglamentos sensatos.

Rampas vehiculares dominando las aceras en la ciudad de Mérida —Imagen de Voz Abierta
Las siete diferencias.

¿Ayuntamiento de poca fe?

Es claro que en términos de hechos y acciones, el Ayuntamiento de Mérida no concibe útil generar espacios peatonales como los que caracterizan a las ciudades más funcionales de la Red Mundial de Ciudades, Gobiernos Locales y Regionales, organización a la que nos adhirió como ciudad. Nuestros funcionarios locales harían bien en estudiar la conveniencia social y económica de dejar de excluir peatones y ciclistas.

El transporte público y las medidas de movilidad integral permitirían mayor cohesión de la sociedad y bienestar económico. Y como consta en el Plan, los funcionarios del Ayuntamiento saben, sólo no lo aplican, por alguna razón.

Dado que a esta administración no parece interesarle la movilidad urbana de acuerdo a los términos de su propio Plan, pero si continuar en el Ayuntamiento otro trienio, ¿hasta cuando estaremos sometidos a la dictadura del auto?

Manta del Auntamiento de Mérida para promover sus obras. Beneficios permanentes, dicen —Imagen de Voz Abierta
“Beneficios permanentes”, dicen; planchar concreto, hacen.


Imágenes, edición y sarcásmo extra por cortesía de Armando E. Torre Puerto.


Artículos relacionados

Tags: Asfalto, Ayuntamiento de Mérida, Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento de Mérida, Gasolinazo, Gobierno del Estado de Yucatán, IMPLAN, Mauricio Vila Dosal, Virgilio Crespo Méndez.

Autor: Gustavo Herrera

Abogado, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas. Me interesan los asuntos públicos y la incidencia de las sociedad en ellos.

...

Comentarios

  1. Buen trabajo. Expresas lo quw muchos sólo lo pensamos. Y creo que aún nos falta para cambiar el modelo de gobierno, que no es democrático, si no tirano.

    1. Totalmente de acuerdo, Jorge. Aunque yo diría que la tiranía le viene por la costumbre. Esta administración está resultando bastante buena comparada con las aberraciones de Renán o Angélica, pero hacen calles como toda la vida y gobernanza como toda la vida. En la mente de estos funcionarios no existen los mapas mentales para manejar el urbanismo y la gobernanza como se debe y romper el paradigma de la usanza meridana.

  2. Jajajaj alol ahora resulta que porque hacen su trabajo de pavimentar son los malos.. Es un tarado el que escribio esto… se queja que no tenemos movilidad moderna, como si la ciudad que tenemos hubiera sido diseñada para eso… el problema de fondo es mas grande que decir que “En otras ciudades tenemos trenecitos” , ¿quien escribio esto, un niño?
    Porque abogado, no parece, lo grave es que tanto estudio, y su analisis final es que necesitamo algo que nos llevaria reconstruir toda la ciudad.

    1. Creo que necesitaríamos revisar conceptos, estimado anónimo.

      Lo que llamas ‘movilidad moderna’, no es más que espacio para peatones y ciclistas. Mérida, de hecho, ue planeada primordialmente para peatones, caballos y calesas. Lo mismo que cualquier ciudad de las que ya cuenta con mobilidad como debe ser. Las áreas que el Ayuntamiento está repavimentando siguen en gran medida ese patrón pese a haber sido hechas en tiempos del automóvil. Casi sólo Paseo de Montejo y la García Ginerés contemplan todo tipo de usuarios.

      Como estoy seguro de que habrás leído al ser tan experto en el tema, la medida que tomaron laa ciudades que ya cuentan con mobilidad decente se llama ‘dieta de carriles’ (road diet) y fue la gran solución y estímulo para la economía de los dueños de comercios en la calle.

      Este Ayuntamiento parece ser bastante honesto comparado con los anteriores. Siiin embargo, no está siendo inteligente en su manera de invertir. Dado el gasolinazo, más valía que pague diseños para cambiar la movilidad pintando carriles en la calle para peatones, ciclistas y colectivos. Pintar nueva movilidad es más económico y necesario que repavimentar. De hecho las calles fectas se usan en primer mundo para moderar la velocidad.

      Espero que esta respuesta te sirva.

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube