¿Por qué la extrema derecha cada día gana más terreno?

Publicado el 28 diciembre, 2016

Parece sorprendente para muchos que la extrema derecha y las políticas extremistas estén amarrando al mundo. Lo peor es que al mundo no le importa, pero ¿por qué? Bueno, de acuerdo a mi empirismo y a ningún estudio científico de por medio, voy a enumerar lo que he estado viendo alrededor de 6 años que ha llevado a la sociedad a tomar decisiones radicales en países de primer mundo y en general en cualquier parte.

 el-roto-pensamiento-unico

Ilustración por El Roto.

1. La policía de lo políticamente correcto

Tienes que pensar como los intelectuales mandan o por lo menos “racionalmente”. El liberalismo, la gente de izquierda o los que siguen corrientes posmodernas han aportado mucho a este mundo, no lo niego, y de hecho suelo estar a favor de lo que representan: derechos humanos para todos, derechos reproductivos, igualdad jurídica o ante la ley, juzgar a las personas por sus capacidades o habilidades y no por su raza, sexo, edad, creencia o preferencia sexual, etc.

Sin embargo desde hace unos cuantos años para acá, la izquierda y el liberalismo se han vuelto intolerantes ante la crítica; no quieren escuchar opiniones contrarias y muchas veces intentan imponer su ideología o suprimir la libertad de expresión de los demás. Los casos más comunes son aquellos que ocurren en universidades de Estados Unidos o Europa, en donde a la gente que “predica el odio” se les ha prohibido asistir o dar conferencias.

¿De verdad? ¿Cuándo la universidad ha sido un espacio seguro o “safe space”? La universidad está para confrontar, para refutar, para hacernos pensar, para poner ante la mesa todo aquello que nos incomoda y poder debatirlo. La universidad no es un espacio seguro para las ideas y no debería serlo nunca.

El caso que nunca voy a olvidar es el de Ayaan Hirsi Ali y como 87 profesores de la  Universidad de Brandeis firmaron una carta para retirarle la oferta de Honoris Causa por supuestamente promover el famoso pretexto anteriormente mencionado: un “discurso de odio”. Mas ¿quién es Ayaan Hirsi Ali? Ella participó en el cortometraje Submission, en donde junto con el cineasta Theo van Gogh, denunciaban la violencia contra las mujeres en sociedades islámicas. Posteriormente Van Gogh fue asesinado en plena calle, precisamente por un extremista islámico y además dejó un mensaje de muerte para Hirsi Ali . Desde entonces vive rodeada con guardaespaldas.

Sumisión fue escrito por Ayaan Hirsi Ali.

Tiempo atrás Ayaan Hirsi Ali era considerada liberal, hoy, muchos la detestan porque critica al Islam. ¿Y por qué no habría de criticarlo si vive amenazada de muerte por representantes de esta religión?, ¿Por qué no hacerlo si su padre la quiso obligar a casarse con un primo suyo, le practicaron la ablación a los 5 años y los islamistas y “musulmanes moderados” quieren revocarle su libertad de expresión?

00000-copy

Muchos dirán que lo que vivió Hirsi Ali no es parte de lo que predica el Islam, que es cultural; no obstante, es ambas cosas, la religión y la cultura se nutren la una de la otra. Así como ella, hay varios casos de personas que son o fueron considerados liberales pero que su opinión le incomoda a los intelectuales y académicos posmodernos, como ha sucedido con Sam Harris, Richard Dawkins y Bill Maher.

Tomo otro caso, el de la celebración de Año Nuevo del 2015/2016 en la ciudad de Köln, Alemania; en donde múltiples mujeres fueron agredidas sexualmente. En este suceso hay cosas que la policía de lo políticamente correcto ha intentado ocultar, que se trató de inmigrantes sin documentación, y que estos venían de África o de Medio Oriente. Cuando se pusieron en entredicho las políticas de refugiados de Alemania y los motivos de los atacantes; el caso se redujo entre los críticos liberales posmos a que simplemente se trató de una situación de machismo; porque todos los hombres violan, porque todos los hombres piensan en someter a la mujer. Fin. Caso cerrado. Dejemos a un lado nuevamente la ideología, la religión, la falta de vigilancia; porque lo último que se quiere es profundizar en el problema, pues herir susceptibilidades es terrible. Lo que me lleva al punto número 2.

150905134803_migrants_624x351_reuters

(Migrantes de Budapest, fotografía Reuters)

2. La crisis de migrantes

Con fronteras abiertas o cerradas, los migrantes que buscan una vida mejor se han vuelto cada vez más numerosos en Europa; mientras que en Estados Unidos, por ejemplo, cientos de mexicanos han decidido volver a casa. De cualquier forma, los inmigrantes representan un problema cuando no se cuenta con las políticas adecuadas y la infraestructura para recibirlos.

Varios que han ido a Europa buscando trabajo se topan con una realidad que no esperaban: no hay empleos ni para los ciudadanos de los países que los acogen. Algunos terminan en las calles o viviendo en barrios en donde la policía ni siquiera se atreve a entrar porque no saben cómo lidiar con ellos, ya que no siguen las leyes. Lo que a la gente le molesta no son los migrantes en sí, sino la falta de control.

Por otro lado está el choque cultural para el cual ni los ciudadanos, ni los migrantes están preparados. Cada uno busca imponer su ideología y hacer pasar como villanos a los contrarios. Los liberales de lo políticamente correcto han dicho que el conflicto se reduce a racismo, y no dudo que esto sea una parte fundamental del problema, pero no es la única razón por la que se rechaza al migrante, el mundo no es o blanco o negro, consideremos de vez en cuando los matices grises que no nos gusta observar.

Se ha pintado al migrante como el bueno, todos son compasivos e inocentes, y al occidental como el malvado colonialista. Ahora bien, una de las principales razones del Brexit fue la falta de controles para migrantes de ideologías radicales, al no hacer caso a estas quejas, la sociedad tradicional británica también se radicalizo en una búsqueda de que su voz fuese escuchada.

1e7fdafebc72ded3de2d45a9d6bd8ffa-1

Caricatura de Ben Garrison titulada: Abandon Ship! Brexit, Great Britain’s escape from the EU.

Misma razón por la que Marine Le Pen y la derecha están ganando popularidad en Francia, al igual que Geert Wilders en Holanda. Europa está en un problema muy grande, porque si Le Pen triunfa, o si su partido continúa ganando escaños, eso significaría la posible ruina de la Unión Europea. El caso de Donald Trump va por el mismo camino, ya que su modus operandi es precisamente no ser políticamente correcto, “decir lo que los demás piensan pero que no se atreven a expresar”, y por su puesto culpar a los migrantes de todo lo malo. Trump aprovecha el descontento de la gente y promete que todo va a cambiar con un muro que contenga los miedos de la sociedad estadounidense de quienes al parecer, intentan “destruirla”.

Patrulla Cristiana Inglesa en Luton, ciudad ocupada mayormente por migrantes musulmanes.

Ahora me he dado cuenta que me he explayado demasiado y que esta entrada necesita una segunda parte, ya que aún me faltan puntos por tocar. Ni modo, será para la siguiente entrega.

*Se aceptan críticas.


Artículos relacionados

Tags: Ayaan Hirsi Ali, Brexit, crisis de migrantes, extrema derecha, inmigrantes, Islam, Políticamente correcto, posmodernismo, safe spaces

Autor: Alma Chacón Lizarraga

Todóloga de la nada, cinta negra en opinar sobre nimiedades. Amante de la lucha, las artes marciales mixtas, el country, los cómics y el alcohol barato. Escribo porque no pude ser azafata, escribo p...

Comentarios

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube