Inicia 2017 con la tormenta perfecta en Mérida: el gasolinazo y el transporte

Publicado el 4 enero, 2017

Para México, el 2017 inició bravo con el gasolinazo, pero para Mérida, inició aún peor con otros problemas de transporte. A partir de que se anuncio el aumento a los combustibles, se han vivido jornadas de protesta y malestar social a lo largo y ancho del territorio nacional. En Mérida, además, se recrudece la situación con el aumento de $1.00 en la tarifa del transporte público, y con las cuotas por reemplacamiento que tendrán que pagar los propietarios de vehículos.

Por si fuese poco, el aumento a los combustibles se reflejará en un incremento de los costos en otros bienes básicos.

Pero pensemos por un momento ¿qué haremos con todo este malestar? La coyuntura se torna como una oportunidad de acción colectiva que ponga en la agenda ciertos temas relevantes que interesan al electorado. Por ejemplo, la transparencia en el gasto público, su uso eficiente, la rendición de cuentas, el combate a la corrupción y contar con políticas públicas eficaces que contribuyan al desarrollo.

Los problemas de movilidad en Mérida

En Mérida, los aumentos a los precios en el transporte público, gasolina, y placas, van en detrimento de una de por sí precaria —por no decir ausente— política de movilidad.

El precio del transporte público cada año crece sin que se refleje en la calidad del servicio. El tímido intento del  nuevo Sistema Integral de Transporte Urbano (Situr) ha dejado bastante que desear, ya que aún permanece el malestar hacia el servicio y su ineficiencia. Las unidades están en condiciones precarias, las rutas mal trazadas, y la falta de transbordos incrementa el gasto de los usuarios. Además, la inaccesibilidad para las personas con discapacidad es una forma de discriminación, y aumenta su situación de vulnerabilidad social.

La ausencia de infraestructura para el peatón también es un problema. La falta de aceras caminables, espacios públicos de calidad, y ciclovías forzan a los meridanos a recurrir a los automóviles, encarece el transporte, y contribuye al embrollo ambiental.

El crecimiento desproporcionado de la mancha urbana y la población aumentan el problema de la movilidad. La especulación inmobiliaria se ha vuelto uno de los motores de la economía local, debido quizá a la falta de planeación, innovación, y creatividad en el Ayuntamiento de Mérida.

La oportunidad

Me parece que los meridanos necesitamos tomar toda esa energía, despertada por el gasolinazo y el aumento de precios de los servicios, y re-enfocarla. Necesitamos acciones útiles y propuestas que nos permitan contribuir a la solución de nuestro problema de movilidad urbana, además de otros como el desarrollo sostenible, la transparencia y eficiencia en el uso de recursos públicos, y el combate a la corrupción.

Nuestros representantes deben escuchar el llamado de la sociedad para incluir sus propuestas y atenderlas. La sociedad requiere de líderes sensibles a las sus necesidades. Los que logren reducir el malestar social y congraciarse con las verdaderas causas de los meridanos tendrán mayores posibilidades de éxito electoral en la próxima jornada.


Artículos relacionados

Tags: 2017, Ayuntamiento de Mérida, desarrollo urbano, Gasolinazo, Mérida, movilidad, SITUR

Autor: Gustavo Herrera

Abogado, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas. Me interesan los asuntos públicos y la incidencia de las sociedad en ellos.

...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube