Mérida, a la “vanguardia” mundial en transporte público

Publicado el 27 febrero, 2017

La primera vez que abordé una unidad de transporte público en Mérida, pensé en broma que los camiones tendrían unos cien años operando y que lo podrían seguir haciendo otros cien años más. Luego comprendí que la realidad superaba mis ficciones.

Desde las caóticas filas que parecen alimentarse a sí mismas en un bucle interminable -principalmente de siete a nueve de la mañana-, pasando por la “amabilidad” y “habilidad” para conducir de los choferes, el sistema radial –cuando la mayoría de las rutas convergen en el centro- que hace duplicar tiempo y costos a los usuarios, pero ganancias a las empresas, y rematando con el evidente deterioro de los camiones, dignos de una película de terror del siglo pasado, el servicio de transporte público es la gran asignatura pendiente en Mérida.

Hace un par de semanas leía que en la ciudad de Dubái pondrán en operación taxis-drones -sí, como de película-, unidades fabricadas en China que permitirán al pasajero desplazarse por el aire a su destino, como una nueva y excéntrica modalidad de servicio de transporte. 1)http://www.clarin.com/next/drones-taxis-nueva-excentricidad-dubai_0_ryQ6i9xFe.html

Sin querer ilusionarme de más comparando los avances de una de las ciudades petroleras más ricas del mundo como Dubái con nuestra bella Mérida, sí me preguntó cómo es posible que las autoridades no exijan a las empresas concesionarias del transporte público unidades medianamente decorosas para el confort de los habitantes. No vayamos muy lejos, en Cancún existen autobuses del transporte público equipados con rampas para el ascenso y descenso de personas con discapacidad, algo elemental, y en Mérida suena hasta utópico pensarlo al ver la estela de humo que dejan tras de sí los camiones.

transporte publico cancun

Mientras en Mérida todavía discutimos con qué esquema deben operar o no plataformas tecnológicas como Cabify, Ryde & Go o Uber en otras ciudades del mundo las acciones van enfocadas a hacer eficientes tecnológica y ambientalmente el sistema colectivo de transporte.

Es decir, el ímpetu con el que las autoridades han tratado de hacer valer la legislación para “meter en cintura” a las plataformas tecnológicas dista mucho de la complacencia mostrada hacia las empresas y organizaciones transportistas tradicionales.

Aquí esta joya de la Ley de Transporte de Yucatán:

Artículo 74.- Los usuarios tienen derecho a que el servicio público de transporte de pasajeros, se preste en forma regular, continua y permanente en las mejores condiciones de seguridad, comodidad, higiene y eficacia.

…Y “VII. Recibir del operador un trato amable y correcto”.

/Chofer transporte

Así las cosas en el papel, en la realidad el lector tendrá la mejor opinión.

 

Un sistema que se ahorca a sí mismo

¿Cuál es el problema del sistema radial -imaginemos el rin de una bicicleta, donde las líneas convergen en el centro-? Principalmente, ineficiencia y saturación de vialidades.

En la ciudad funcionan alrededor de 220 rutas de transporte público, pero el 90% tienen sus paraderos centralizados en el primer cuadro de la ciudad. Es decir, faltan opciones de interconectividad directa entre sur-norte y oriente-poniente, por mencionar algunos.

Por ejemplo, si un usuario de la zona sur decide ir a un punto de la zona sur-poniente tiene que dirigirse primero al centro y después a su destino final. No tiene opciones para hacer su traslado directo, eficiente y ágil.

¿En términos cotidianos en qué se traduce? Sencillo, el usuario duplica su tiempo de traslado y sus costos; por ende, la empresa transportista recibe un doble ingreso por una demanda “ficticia”, producto del deficiente sistema más que de la necesidad real del usuario.

¿Cómo se podría solucionar? Bueno, se requiere un esquema de ejes troncales para los cuatro puntos cardinales de la ciudad, complementado por rutas alternas para complementar la interconectividad de la ciudad.

Por ejemplo, en la Ciudad de México, Guadalajara o Guanajuato funcionan sistemas de tarifa única de transporte que permiten a los usuarios subirse a una o dos unidades para llegar a su destino, pero con un solo pago. ¿Las autoridades en Yucatán estarán dispuestas a dar prioridad a los intereses de los usuarios?

transporte publico

 

Camino al precipicio

Diariamente, en Mérida circulan más de 516 mil vehículos, que representan 75 por ciento del aforo vehicular total del estado -que es de 689 mil 761 unidades-. Esto, en una ciudad cuyo centro histórico fue diseñado hace casi cinco siglos por españoles que pensaron en calles para carruajes y peatones.

Lo vemos todos, el tráfico vehicular ya es parte de la realidad cotidiana de la capital yucateca. Además, la cantidad de vehículos que transitan en el estado crece con peculiar velocidad: cifras del tercer informe del gobierno estatal detallan que en el año 2012 habían 591 mil 81 autos en la entidad, en 2013 sumaban 620 mil 423, en 2014 eran 652 mil 22 y en 2015 se cuantificaron 689 mil 761 unidades.

El diagnóstico es evidente: Mérida va gradualmente hacia la ‘trombosis’ de sus arterias.

El modelo no es sostenible a largo plazo. Por más esfuerzos que se realicen por ampliar y modernizar vialidades –lo cual, claro, es necesario-, es necesario ofrecer a la población opciones de movilidad urbana eficientes, acordes a las necesidades sociales. La modernización integral y real del sistema de transporte público es clave, necesaria y urgente en Mérida.

¿Lo entenderán las autoridades en su justa dimensión?

Creo que Mérida y sus habitantes lo merecemos.

transporte publico Mérida


Artículos relacionados

Referencias   [ + ]

Tags: Mérida, movilidad, servicios públicos, tráfico, transporte público

Autor: J. Reyes

Homo Sapiens

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube