Mexicanos sí, mexicas no. Parte 1

Publicado el 12 octubre, 2017

En estas fechas patrias que acaban de pasar y las que faltan quiero invitarlos a un ejercicio de reflexión. ¿Para ustedes cuando nació México?

Existe mucha confusión con este tópico, aunque no lo crean. Algunos piensan que México nació cuando se fundó Tenochtitlan (1325), otros piensan que México es el heredero del mal llamado Imperio Azteca (que desapareció el 13 de agosto de 1521), y otros más piensan que se creó cuando el cura Miguel Hidalgo dio el Grito de Dolores (el 16 de septiembre de 1810) o que México siempre ha estado ahí. ¿Pero qué es realmente México? ¿Somos aztecas los mexicanos? ¿Cuál fue la primera piedra de nuestra nación? ¿Quién fue el forjador primigenio de la nación mexicana? ¿Mexica o mexicano?

¿Qué es México?

El país de México es una entidad política surgida el 27 de septiembre de 1821 tras la entrada en la Ciudad de México de las tropas del Ejercito Trigarante y la firma de los Tratados de Córdoba por los que se ponía fin a los 300 años de domino de la corona española sobre el virreinato de la Nueva España que paso a denominarse Imperio Mexicano con Agustín de Iturbide como primer soberano. Es precisamente en ese momento histórico que la región pasa a denominarse oficialmente como México, antes se llamaba virreinato de la Nueva España (Dentro del cual existió una subdivisión territorial llamada Reino de México situado en la parte central e integrado por el actual Distrito Federal y los actuales estados de México, Guerrero, Puebla, Michoacán, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro y parte de Jalisco. Esta fue fraccionada en diferentes intendencias tras las Reformas Borbónicas. Pero a pesar de esto, esa fecha pasa desapercibida en el calendario de festividades populares, opacada completamente por la fiesta del grito de independencia, que aunque fue el inicio de la lucha por la soberanía nacional, no marca el inicio del Estado mexicano.

Ejército Trigarante en la Ciudad de México — Voz Abierta

Entrada del Ejercito Trigarante a la Ciudad de México.

¿Somos aztecas los mexicanos?

“No todos los mexicanos somos aztecas, pero si todos los aztecas son mexicanos” ¿Cuantas veces hemos oído hablar de la Selección Azteca, la Escuadra Azteca, la Delegación Azteca, etc.? Este discurso oficial representa una total falta de cultura y una muestra clara de la deficiencia en nuestras instituciones educativas asegurando que los mexicanos en su conjunto nacional descendemos todos de los aztecas.

La Ēxcān Tlahtolōyān (Triple Alianza), o mejor conocida como Imperio Azteca, fue una liga de ciudades estado, integrada por Texcoco (de población acolhua), Tlacopan (de población tepaneca u otomí) y la doble ciudad México—Tlatelolco y México—Tenochtitlan (ambas de población azteca). Comandadas por la última, extendieron sus dominios e influencia a en una gran región del centro—norte de Mesoamérica. La liga fue formada inicialmente como alianza para derrotar a la potencia dominante en el valle de Anáhuac, el reino de Azcapotzalco que fue conquistado en 1430, a partir de ahí las tres ciudades lideradas por el huey tlatoani de Tenochtitlan fueron subordinando a las diferentes naciones adyacentes instaurando el que sería el quinto y último régimen zuyuano del altiplano antes de la llegada de los españoles. Este régimen es una estructura ideológica que sustenta a las principales potencias del postclásico tardío, y que tenía repercusiones en el tributo, la impartición de justicia, y las campañas militares —llegando a parecerse mucho a las talasocracias del Viejo Mundo—. Su existencia no se limita al altiplano mexicano, pues es conocido que otras naciones las conformaban, como los tarascos con Tzintzuntzán-Ihuatzio-Pátzcuaro (Imperio Purépecha o Iréchecua T’sintsunsani), los mayas con Uxmal-Chichen Itza-Mayapan (Liga de Mayapan o Luub Mayapan), los mixtecos con Tilantongo-Teozacoalco-Zaachila, o los tlaxcaltecas con Tepectipac-Quiahuixtlan-Tizatlan-Ocotelulco (Liga Tlaxcalteca o Tlaxcallān Tlahtolōyān).

Representación de México Tenochtitlan — Voz Abierta

Representación de México-Tenochtitlan.

Con lo anterior se pretende dejar en claro que el concepto de “Imperio Azteca” es falso y el estudio de este como una entidad imperial similar a las del Viejo Mundo genera errores y confusiones. Por eso cabe aclarar que la Triple Alianza no creció a través de procesos de conquista, subordinación, colonización o fundación de ciudades como el Imperio Romano, que buscaba un crecimiento orgánico de su territorio, sino que se rigió por un proceso de conquista, sometimiento y subordinación de señores locales al sistema dinástico y tributario mexica.

Para ser más claro, los mexicas no fundaban ciudades nuevas a lo largo de sus tierras sometidas, a lo mucho ponían puestos comerciales o militares en las ciudades y rutas principales en los que se establecían poblaciones de comerciantes o guarniciones militares. A su vez, también imponían señores emparentados a la dinastía mexica al mando de las capitales de provincia o en las guarniciones con gobernantes militares, a las que se le sumaba un séquito de nobles tenochcas y sus familias. Estas comitivas aztecas tenían como papel el asegurar el pago de los tributos de sus provincias a la cabecera del imperio y el mantener el orden, y nunca representaron una parte importante de la población de las mismas. Por último hay que recalcar que el grueso de la población azteca vivía en Tenochtitlan y Tlatelolco.

Ahora bien, si es académicamente aceptado que la población de Tenochtitlan y Tlatelolco fueron masacradas por los españoles, sus aliados, y las enfermedades, y en base al párrafo anterior podemos deducir que fuera de las mencionadas ciudades la población azteca era poco significativa (sin contar que muchas poblaciones mataron a sus regentes aztecas para asegurar una alianza con Cortes o que estos mismos huyeron a la capital antes del asedio), podríamos casi asegurar que fueron mínimos los aztecas sobrevivientes a la caída de Tenochtitlan como para que la mayoría de la población actual mexicana se emparente genética o genealógicamente con ellos.

¿Pero entonces que somos los mexicanos?

 Mesoamérica, Aridoamérica, y Oasisamerica, las tres regiones culturales donde esta México, han sido cuna y hogar de miles de pueblos, naciones y culturas diferentes, algunas emparentadas étnica y lingüísticamente (como los huastecos y los mayas) y otras aisladas entre vecinos con orígenes distintos (Purépechas). A la llegada de los españoles se encontraron estos una región con más de 4000 años de historia en la que sucesivas oleadas de migraciones de pueblos nómadas del norte habían marcado las pautas históricas de desarrollo en la región, así como el auge y caída de imperios, reinos y señoríos.

Mapa político de México precolombino— Voz Abierta
Mapa político de la parte austral de América del Norte en época de Cortes (1519).

Apreciando el anterior mapa que refleja el mosaico político de la zona donde se ubica actualmente México, podemos apreciar una enorme cantidad de países diferentes. En lo que es Mesoamérica podemos hacer el siguiente desglose:

  • Triple Alianza (75 provincias de las cuales 54 son tributarias y 21 estratégicas, y 2 estados asociados).
  • Imperio Tarasco o Purépecha (3 regiones, 5 estados asociados)
  • Reino de Colima (8 regiones).
  • Confederación Tlaxcalteca (4 regiones).
  • Confederación Metzca o Señorío de Meztitlan (2 regiones).
  • 61 señoríos, cacicazgos y reinos mayas soberanos.
  • 2 señoríos huastecos.
  • Y otros 43 pueblos distintos.

En cuanto a Aridoamérica y Oasisamerica serían:

  • Confederación Guamar o Alianza Pechichitane ( 7 regiones).
  • Reinos y señoríos Tecuexes (15 regiones).
  • Reinos y señoríos Caxcanes (5 regiones).
  • Tribus Guachichines (7 tribus sedentarias y 15 nómadas).
  • Tribus Zacatecas (17 tribus).
  • Y más de 100 tribus nómadas.

Cada nación tenía una forma propia de denominar su país y el mundo que los rodeaba y ninguna de estas “México”. Uno no podía ir a el Reino de Xalisco y decirles mexicanos a sus habitantes, así como tampoco ir al Ah Canul (en la región maya) y decir lo mismo porque en ese entonces no existía un país que aglomerara a todos estos pueblos en una sola entidad política. Solo los habitantes de Tenochtitlan y de Tlatelolco vivían en un lugar llamado México. Entonces, ¿qué fue lo que hizo que México pasara de ser el nombre de una ciudad a ser el nombre de un país? La respuesta es la Conquista.

Así que no, no somos aztecas los mexicanos. El mismo concepto de mexicano implica el crisol de culturas que durante los 300 años que duro el Virreinato de la Nueva España se vivió. El mexicano clásico implica una mistificación de la cultura católica europea, enmarcada en una estética artística barroca que usa el español para unir lingüísticamente a las cientos de lenguas distintas de la zona, mestizando las tradiciones andaluzas, gallegas, mozárabes y extremeñas con las otomíes, totonacas, tlaxcaltecas y mayas, y más tarde con las subsaharianas, bantúes, caribes, tagalas, etc.

El México que surgió en aquellas fechas del siglo XIX era un fiel heredero de su tradición hispanista propia de un virreinato del Imperio Español… Pero de eso platicaremos en la Segunda parte de este ensayo donde abordare el tema del origen e historia de la nación multicultural mexicana y sus pilares.

Portadas VA, 2017-10


Artículos relacionados

Tags: Imperio Azteca, Independencia de México, Mexica, México, México precolombino, Nueva España

Autor: José Manuel Lueje Bueno

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública....

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube