México, un país de desconfiados

Publicado el 17 septiembre, 2017

El 72% de los Mexicanos tenemos desconfianza  en las demás personas, es decir, vamos por la vida con la mirada de suspicacia siempre por encima del hombro, ya sea haciendo algo cotidiano como abrirle la puerta a alguien que llama, cerrar un trato de negocios o platicar de asuntos de la comunidad (INE, 2015)


Capital social

 

La confianza en una sociedad es un bien intangible que tiene que ver con las interacciones sociales; mientras más confianza exista en una sociedad, ésta es más funcional; se dice que tiene más capital social, y es igual de importante que el capital económico.

 

 Desconfianza en las instituciones

 

Inseguridad 2

Y no es extraño que los mexicanos sintamos desconfianza hacia los demás, cuando existen niveles desorbitantes de corrupción, inseguridad e impunidad; y que instituciones fundamentales de la sociedad salen en las encuestas como las que generan más desconfianza en los mexicanos: como los partidos políticos, agentes de tránsito, sindicatos, ministerios públicos, empresarios (en ese orden de desconfianza de acuerdo a Parametría, 2015). Esto ha llevado a que el 81% de los mexicanos nos sintamos insatisfechos con la democracia, generando un territorio perfecto para propuestas autoritarias (Latinobarometro, 2015).

 

 Competitividad

 

La confianza en una sociedad también aporta a la economía, en una sociedad donde hay más confianza se pueden hacer transacciones de forma más ágil y económica, sin la necesidad de controles excesivos, leyes complicadas y asesores costosos. Entonces generar más confianza entre nosotros nos conviene porque atrae inversión y genera bienestar.

 

Desigualdad social genera desconfianza

 

México, es el segundo país con más desigual de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), éste es uno de los factores que genera división en la sociedad y es lógico; imaginemos como una persona que vive con un salario mínimo o menos al día, puede mirar el mundo o relacionarse con políticos o empresarios o gente de clase media alta que vive en privadas cerradas o en edificios que valen millones; es natural que la desigualdad genere una actitud negativa de ellos y nosotros, ya que hay una gran diferencia entre los ricos y pobres, “los del norte y los del sur”. De hecho así lo hemos manifestado los mexicanos, mencionando que la riqueza, los partidos políticos y la propia educación (hacia la que unos tienen más, y otros menos acceso) son los principales factores que generan división entre nosotros. (ENADIS, 2010)

 

¿En dónde sí hay confianza?

 

Familia

Eso sí, en donde más confiamos es en nuestra familia y amigos cercanos; que aparentemente puede ser bueno, pero el teórico Francis Fukuyama (2001), nos advierte que una sociedad en donde sólo hay confianza en los cercanos es una sociedad que es propensa a la corrupción, puesto que uno está dispuesto a todo cuando se trata de la familia, y por su puesto, cuando alguien llega a ser un funcionario público; por ejemplo, lo único que le interesa es el bienestar de “los suyos” sin realmente mirar el bien común. Por esto varios analistas han dicho que en México existe el “capitalismo de cuates”, en donde la influencia y las relaciones cuenta más que el mérito. Hay veces que hasta de nuestros padres o amigos hemos escuchado “llévate con fulanito que es hijo de Don señor importante”.

 

Y la iglesia

 

El segundo lugar en donde depositan los mexicanos su confianza es en la iglesia. Al parecer en medio de tanta calamidad social, es ahí en donde los mexicanos encontramos una voz que nos conforte y unos oídos que nos hace sentir escuchados, aunque en mi opinión, es de tener cuidado. Ya que la iglesia también puede abusar de su poder

 

¿Qué hacemos para generar confianza entre nosotros?

 

 

Tener más confianza nos conviene, es bueno para la sociedad y para la economía; entonces es necesario pensar: ¿cómo podemos generar más de este bien escaso?. En mi opinión se necesitan muchos ladrillos para construir la casa de la confianza, uno de ellos y muy importante es tener instituciones fuertes, que funcionen y sirvan a la gente, son estas la que respaldan a la sociedad en sus intercambios y hacen cumplir la ley. La acción política es necesaria para que esas instituciones sean fuertes por lo que es importante que seamos vigilantes de nuestros representantes y estos respondan de verdad a las necesidades de la gente.

 

Sociedad civil, mina del capital social

 

 

Sociedad civil

Como es de esperarse una sociedad en donde reina la desconfianza no es una en la que sus miembros colaboran mucho, el INE (2015) nos deja saber que el 45 % de los mexicanos no pertenece a ninguna organización sin fines de lucro, las organizaciones religiosas y las de padres de familia son en las que participamos más los mexicanos. Las organizaciones de beneficencia, vecinal y ambientales están en los últimos lugares.

La confianza entonces permanece en círculos cerrados y no se filtra en toda la sociedad. La importancia de participar en este tipo de organizaciones está en que son en estas células sociales en donde se generan lazos de ayuda y soporte para enfrentar retos comunes, y la idea de “nosotros” se vuelva más grande.

 

Participación ciudadana

 

Participación ciudadana es un término que está de moda, ya algunos lo usan como bandera política, pero, ¿en qué se traduce realmente? Exactamente, en generar oportunidades de colaboración entre nosotros para saber que ocurre en la comunidad. Ésta puede ser tan simple como saber ¿qué ocurre en la colonia?; si está limpio el parque, las calles; si están construyendo algo que puede dañar el ambiente, algo de tu entorno inmediato. O puede ser tan compleja como ¿qué pasa  en el mundo ?,  y preguntarse ¿qué puedo hacer yo? Pequeñas acciones llevan a grandes cambios, si empezamos por lo que pequeño, la suma de buenas acciones individuales generara un ambiente de confianza en la sociedad y creceremos como país.

 


 

Referencias:

Tags: confianza, Desconfianza, Encuestas, México, participación ciudadana, sociedad civil

Autor: Gustavo Herrera

Abogado, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas. Me interesan los asuntos públicos y la incidencia de las sociedad en ellos.

...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube