¿Por qué ver la serie de Leah Remini sobre la cienciología?

Publicado el 6 octubre, 2017

Poco sabía de Leah Remini; la recuerdo en Saved by the Bell por un papel corto y en The King of Queens, sin embargo nunca vi más de 5 capítulos de esta serie. Lo que sí sabía de ella era que pertenecía a la ciencióloga, como muchos otros actores; de hecho aparece en un documental de la BBC llamado Scientology and Me (2007). Si bien, Scientology and Me no fue el primer programa crítico hacia esta “religión”, sí fue uno de los más controversiales; ya que Robert Sweeney , el periodista a cargo, nos muestra como los ex-miembros de esta organización son acosados constantemente, como los separan de sus familias y los difaman. Pero estas medidas no sólo aplican para aquellos que pertenecieron a la cienciología, igual van a ser aplicadas para los que la critican.

leah gala

(Leah Remini en una gala de la cienciología, imagen propiedad de A & E)

Desde antes de que saliera el documental, Sweeney fue también acosado y difamado, e incluso John Travolta tuvo que intervenir para que éste no saliera a la luz. Finalmente, a la BBC le valieron gorro las controversias y pasaron el documental. Entre las celebridades que Sweeney intentó entrevistar; y digo intentó, porque todos se portaron como unos patanes, estaba Leah Remini, quien lo trató con condescendencia. Recientemente Sweeney recordó que le preguntó a Remini al hacer el documental si los cienciólogos creen en la deidad alienígena llamada Xenu; Leah en ese entonces se burló y lo negó. Posteriormente, Leah aceptó que sí, los cienciólogos creen en Xenu pero no pueden hablar de ello porque hay una multa de 100,000 dólares para quien revele secretos a los que no pertenecen a esta “religión”, también porque platicar de esto pone en peligro a los no cienciólogos, y porque simplemente le daba vergüenza aceptar semejante burrada intergaláctica.

¿Pero qué es lo que hace diferente a la serie Leah Remini: Scientology and the Aftermath de otros documentales, artículos o investigaciones acerca de la cienciología? Leah dejó la cienciología en el 2013, pudiendo huir junto con toda su familia, cosa que casi nunca sucede; dejando a esta “religión” sin capacidad de chantajearla con poner en su contra a sus seres queridos o de lastimarlos. Sobre las difamaciones, ya estaba acostumbrada gracias a los paparazzis. Además cuenta con fama, lo que hace que más gente preste atención a su mensaje; así como dinero para producir una serie y defenderse de ataques.

leah-remini-season-2

(Promo de la docuserie Leah Remini: Scientology and the Aftermath)

Leah, a diferencia de Tom Cruise, estuvo desde niña en este culto. Sí, así reconocen a la cienciología todos los que se han salido de esta estafa piramidal. Tuvo que vivir experiencias y cosas que otras celebridades no, de ahí que avanzó mucho de nivel, dándose cuenta de la farsa. La cienciología consumió su dinero y su vida. Y esto es lo que nos va mostrando Leah en la serie. Platica con quienes fueron los altos rangos de este culto, personas con alto poder de decisión adentro de la iglesia, con miembros que estuvieron cerca de L. Ron Hubbard y de sus sucesor David Miscavige. En resumen, estos son algunos de los hechos más importantes de la cienciología que la hacen peligrosa:

Scientology_only_wants_your_money

La cienciología consume dinero, mucho, al grado de endeudarse por pagar los cursos para subir de nivel de conocimiento. No importa que tanto avances, siempre sale un curso nuevo de actualización que tienes que tomar si quieres seguir subiendo o mantenerte donde estás. Asimismo, la cienciología consume tiempo. Un curso puede durar dos semanas, de 9 de la mañana a 10 de la noche, por lo que no puedes tener un trabajo normal; siempre terminas trabajando para este culto. A muchos no les pagan por su trabajo, ya que es su deber; al contrario, siempre le deberán dinero a la iglesia.

No puedes disfrutar de un día de descanso; no existen. Sales de tu trabajo, vas al templo y ahí pasas el resto del día. Aunque seas una celebridad, no siempre tienes tiempos libres, ni privilegios en este aspecto; como los demás, tienes que cursar cada grado. Algunos de estos niveles requieren de meses de aislamiento.

No existen lazos familiares reales. Como la cienciología cree que nuestros cuerpos en realidad son un disfraz o una capa que cubre a seres espirituales inmortales; los lazos que hacemos como tener una familia y amigos, son poco importantes. Para ser parte de ciertas organizaciones de la cienciología como Sea Org (una especie de marina privada) se te pide firmar un contrato por un billón de años, porque obvio, tu ser espiritual va a vivir eternamente. Un billón de años es parte de un contrato que abarca tus futuras vidas, en la cuales tendrás diferentes familias.

LeahMike1b-e1479994697683

(Mike Rinder ex-cienciólogo de alto rango que acompaña a Remini en la serie)

Padres no conviven con hijos, esposos y esposas realmente no se conocen, hermanos viven separados, etc. A ciertas mujeres que pertenecen a Sea Org, no se les permite tener hijos, por lo que es necesario que aborten. Tampoco es como que puedan huir, ya que están encerradas en edificios enormes; en constante vigilancia; trabajando sin descanso para servir a este culto.

Cuando un familiar o amigo deja la cienciología, éste es desconectado, es decir, que ningún cienciólogo puede hablar con él. La organización dice que no siguen esta práctica, pero hay pruebas de las cartas que les han mandado a familiares para que dejen de hablar con sus parientes. La razón, el detractor es un enemigo o SP (suppressive person), que lo único que desea es destruir la causa de la cienciología y dañar al mundo.

img_3795_mary_khan_-_embed_2017

(Mary Kahn, ex-ciencióloga en el nivel más alto. No ha podido volver a ver a su hijo. Imagen propiedad de A & E)

Están en contra de la psiquiatría y les prohíben a sus miembros con problemas mentales recibir tratamiento médico. Un caso sonado fue el de Lisa McPherson, quien tenía episodios psicóticos. La iglesia, o este culto, la encerró; y cuando finalmente la llevaron al hospital, la joven fue pronunciada muerta durante el traslado. Presentaba deshidratación y mordeduras de insectos porque nadie le hizo caso, literal, la dejaron morir.

La idea es que los “locos” se curan solos. Su locura es temporal y ya se les pasará. Lo único que ellos hacen es auditarte (una especie de terapia invasiva) y abandonarte hasta que te cures. Como explica la serie, L. Ron Hubbard habló con las asociaciones médicas y psiquiátricas de Estados Unidos para que aceptaran su método de “auditoría” como un avance para curar a pacientes con problemas nerviosos y la respuesta que recibió fue negativa. De ahí que la psiquiatría fuese catalogada como una práctica malvada por cienciólogos.

Las auditorías, o estas terapias invasivas, son requeridas para todos los miembros de la cienciología; cada sesión es grabada para usarlas en contra del participante en un futuro. Básicamente consiste en tomar dos latas enfrente de una persona que te estará cuestionando todo el tiempo, las cuales detectan cuando estás mintiendo y cuando dices “la verdad” por medio de un e-meter (un electrómeto o detector de mentiras mágico).

e-meter_0

(El famoso E-meter)

Debes ser auditado diario y cada sesión sale de tu bolsillo (apox. 800 dólares). La sesión dura lo que el auditor quiera o cuando éste sienta que ya has confesado o dicho lo que “en verdad piensas”. Esta terapia invasiva es como una especie de “autoayuda” en la que se supone, aprendes a dejar atrás pensamientos negativos o malos que te impiden progresar en tu desarrollo espiritual alienígena. El mínimo de duración de cada auditoría es de 2 horas. Como menciona Leah, diariamente tienes que invertir aunque sea 2 horas de tu vida en la cienciología, pero además si voluntariamente no reportas tus pensamientos negativos, alguien más lo hará.

Sí, la cienciología sigue las prácticas hitlerianas de la SS. Si un miembro hace algo “malo” y otro miembro se entera y no lo reporta, es igual de culpable. Ambos, por lo tanto, merecen un castigo: ya sea encierro, trabajos manuales, demociones, que sean auditados sin descanso por meses, etcétera.

maxresdefault

(David Miscavige con los miembros de Sea Org, el grupo más importante de la cienciología)

En suma, la cienciología no es una creencia inofensiva como muchos afirman. Para conocer la existencia de Xenu, por ejemplo, tienes que pasar varios niveles, cuando por fin te dicen que conocerás más de tu religión y te salen con esta tomadura de pelo, ya están tus hijos, hermanos y familia metidos en la religión.

Muchos siguen con ella porque no quieren destruir a su familia, ni separarla. Otros porque la cienciología tiene fundaciones que ayudan a la sociedad, lo cual es cierto y no. Estás fundaciones generalmente no hacen ni la mitad de lo que le muestran a los miembros de este culto. En fin, cada quien tendrá sus razones, pero muchas de ellas se basan en el miedo. Para los que entraron desde jóvenes a esta organización, el mundo exterior les resulta aterrador, ya que la cienciología los hace temerosos de tener que afrontar la vida sin el apoyo de la iglesia.

No todos pueden huir o dejar la religión, algunos miembros están encerrados en complejos de alta seguridad. Las celebridades, por ejemplo, no conocen estas historias porque no entraron a esta “religión”, culto o secta, desde niños, como es el caso de Leah. Además tienen privilegios como contar con personal de la misma iglesia para cubrir sus necesidades y estos últimos son remunerados con “cacahuates” como salario.

Scientology-Mexico-Exterior-Dusk_SLY2123_es_MX

(Edificio de la cienciología en el centro histórico de la Ciudad de México)

Lo que resalta esta serie, es que no importa quien seas, la cienciología terminará por consumir tu vida. Lo que Leah desea es encontrar algo de justicia para las víctimas de este culto de distintas maneras, incluso se sabe que busca abrir un proceso legal, pero por ahora no puede hablar mucho de ello.

Leah Remini: Scientology and the Aftermath, es un llamado de atención para volvernos más humanos ante aquellos que están enganchados por alguna secta o culto; para que no nos hagamos de la vista gorda ante su sufrimiento. Digo, la cienciología no es ajena a nuestro país, muchos hemos visto una de sus iglesias en la Calle Balderas de la Ciudad de México; justo en el centro histórico. No sabemos que pase ahí, pero seguro también tendrán historias que contar.

Tags: cienciología, cultos, David Miscavige, L. Ron Hubbard, Leah Remini, Leah Remini Scientology and the Aftermath, Sea Org, sectas, Tom Cruise

Autor: Alma Chacón Lizarraga

Todóloga de la nada, cinta negra en opinar sobre nimiedades. Amante de la lucha, las artes marciales mixtas, el country, los cómics y el alcohol barato. Escribo porque no pude ser azafata, escribo p...

Comentarios

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube