El presupuesto para este año y los ingresos de México

Publicado el 17 enero, 2017

Cada año, el Poder Ejecutivo en cada orden de gobierno elabora una propuesta de Ley de Ingresos de la Federación —cuánto y cómo va a recaudar dinero— y un presupuesto de egresos de la Federación —cómo lo va a gastar. Esto sucede a finales de año para que, una vez elaborado pase al Poder Legislativo, se revise, se corrija, se apruebe, y entre en vigencia al inicio del año siguiente. Una observación: el ingreso es ley, el presupuesto, no. Por ley, el dinero debe entrar, que salga es otra historia.

De qué dependía el presupuesto de egresos antes

En el anterior esquema de nuestra economía, sustentada en los ingresos derivados de la exportación del barril del petróleo crudo que se extraía de los grandes yacimientos como Cantarell, la Ley de Ingresos se elaboraba en torno al estimado en el precio del barril de exportación para el ejercicio del año por venir. Si el precio se estimaba en $50 dólares por barril, y producíamos 500 millones de barriles al año, se previa un ingreso 25 mil millones de dólares al año y sobre este ingreso se elaboraba el presupuesto de egresos.

Resultado de imagen para mexico producción de barriles de crudo
Vía Arena Pública.

Esto era suficiente para cubrir el grueso del ingreso complementado con los diferentes impuestos al consumo, a la renta, etc. Una cantidad monumental de dinero que excedía, por mucho, las necesidades reales de gasto del gobierno, y que daba, incluso, para obras faraónicas. Otra observación: debimos tener un superávit presupuestal durante los últimos 30 años, pero cargamos una enorme deuda externa.

Durante todo este periodo de 30 años, creamos una sociedad cómoda, floja, “clientelar”. No era necesario generar riqueza, pues la había en abundancia, y una clase política obesa. Llegó la decadencia.

Se agotaron los huevos de oro

Huevos de oro—Voz AbiertaVía Diamond Consultants.

De 2000 a 2010 produjimos en promedio 600 millones de barriles al año. De 2011 a 2015, 450 millones, y el año pasado, 300 millones. La producción de barriles se redujo a la mitad en 15 años. Se agotó la gallina de los huevos de oro. Ya no hay suficiente ingreso por venta de barriles, no tenemos —porque nunca la desarrollamos— tecnología para la extracción en aguas profundas, así que tenemos que negociar con quien la tiene. Pero el ingreso del gobierno requiere el dinero que antes ingresaba en exceso para mantener el tren de exceso. Alguien tiene que tapar el hueco: Impuesto a la gasolina.

Nunca hubo previsión; el petróleo es un bien no renovable. No lo quisieron ver porque acá estarían 6 años, y «el que viene que se las arregle», y así sucesivamente. De hecho, así es en todas las áreas: no existe el futuro.

«Alguien le tiene que decir al junior»

Hoy, alguien le tiene que decir al junior que ya no es tan rico; que no se puede seguir dando los gustos que antes se daba, y le daba papi; que ya no hay para el servicio. Alguien le tiene que decir que el servicio no trabaja gratis. Alguien le tiene que hacer ver la realidad.

Nosotros los Nobles, Luis Gerardo Méndez—Voz AbiertaLuis Gerardo Méndez, en Nosotros los nobles.
Vía Warner Bros.

Hoy, vemos por todos lados a la clase política asumir el papel del junior que no ha comprendido que ya no hay, que el servicio cuesta, y que hay que bajarle al lujo para, cuando menos, tener la casa limpia si quiere seguir teniendo servicio. Pero… ¿qué acaso desde octubre, cuando Ejecutivo elaboró, tanto la Ley de Ingresos, como el presupuesto de egresos, que pasó al legislativo para su análisis y posterior aprobación, no se dieron cuenta? ¿Acaso nuestros representantes no sabían que la Ley de Ingresos contemplaba aumentar la recaudación aumentando el impuesto a la gasolina? ¿O de dónde imaginaron que sacarían para tapar el hueco? Lo sabían, lo aprobaron nuestros representantes. Sus partidos lo sabían. Sus ejecutivos en el servicio público, que hoy salen a bajarse el sueldo, lo sabían.

Y los ejecutivos que hoy salen a solidarizarse con el pueblo, ¿no son ustedes mismos quienes elaboraron sus propios presupuestos con base en los ingresos establecidos en la Ley que también ustedes mismos propusieron? O son incapaces de ostentar el cargo, o no entienden que ya no hay; pero como el junior, quieren seguir viviendo como ricos a costa de una nación que creen que sigue siendo idiota.

«A las energías limpias de manera contundente»

Lo dijo don Enrique Peña Nieto. Los precios del petróleo, de la gasolina, ya no los fijamos nosotros, y por otro lado, éste es un bien que cada vez escaseará más, así que su valor siempre irá en aumento. No hay nada qué hacer que no sea voltear a las energías limpias de manera contundente. Como primer paso, que el Estado tome en sus manos la fabricación a bajo costo de paneles solares o los subsidie para los hogares, empresas, e industrias, y que por ley, la construcción establezca en sus criterios la instalación de estos, convirtiendo nuestras ciudades, por sus construcciones, en enormes generadores de energía positiva.

El grandote de arriba

Ahora, si no podemos decidir por nosotros mismos como nación porque el grandote, al que cargamos por intercesión de lo que llamamos “nuestro gobierno”, nos prefiere así, cargándolo —basta con mirar un mapamundi para entender esta analogía— para que tengan tequila, maderas, petróleo, minerales, mano de obra, y bellísimos centros y playas vacacionales, entre otras tantas riquezas (a precio de ganga); pues entonces, agachemos la cabeza con la ilusión de que algún día, cuando menos, podamos conseguir una carísima visa para ir a Disneylandia a gastar los ahorros de toda una vida, si es que alcanza.

Mexico carga a EEUU —Voz Abierta

Entre tanto, disfrutemos de nuestras telenovelas, las que antes fueron las mejores producciones del mundo en su género, y los intensos partidos de fútbol, colocados metódicamente en fechas clave, y que siempre perdemos; sigamos a la caza de un empleo que pague 4 mil pesos al mes en lo que aguantamos con el que tenemos, con mucha suerte de 3 mil, o del tercer empleo para completar jornadas de 18 horas y apenas el gasto; eliminemos normalistas para que los egresados de carreras tengan un lugar para dar clase; miremos cómo los gobiernos en los tres órdenes modifican magistralmente el año de Hidalgo —para que vean que hicimos algo—; disfrutemos a los bandidos de cuello blanco lanzar campañas de amor a la patria para continuar su saqueo; paguemos al banco para que nos guarde nuestro dinero y lo use a discreción en futuros inexplicables de riesgo total, ya que si lo pierde, nosotros lo rescatamos para que nos siga saqueando; sigamos dándole nuestro voto a quien jamás nos dará prosperidad a cambio pero que con gran soltura nos hace mirar la esperanza de que algún día llegará y será posible; miremos cómo mantienen a una clase pobre para que esta legitime con el voto de la ignorancia absoluta, y el conteo sin matemática básica la permanencia de la ignominia; pasemos varias horas en la fila para dar, para pagar, y sentémonos en la eterna antesala de espera de la recepción.

O hagámosle saber de manera terminante al junior que obedece y ejecuta las órdenes de papi, el grandote de arriba, que: uno, estamos decididos a ser una nación que se autodetermine; y dos, que ya no hay lugar para inútiles, sean estos pobres o ricos.


Referencias

Artículos relacionados

Tags: EEUU, Ley de Ingresos de la Federación, PEMEX, petroleo, presupuesto de egresos de la federación, Relación México - EEUU

Autor: Alejandro Abud Bujaidar

Empresario, político ciudadano y ex-presidente de la sección de Publicidad de la Canaco....

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube