Qué se puede [pero no se quiere] hacer contra la corrupción (II)

Publicado el 2 mayo, 2017

“Ningún panadero habla mal de su pan”, dice el refrán y lo dice con acierto. La evaluación de las políticas públicas (los programas con que el gobierno gasta el dinero de los contribuyentes) es una vaca flaca en nuestro país, y las evaluaciones que existen, a cargo de instituciones como el Coneval, son dependientes de la estructura y datos oficiales. Si como sociedad realmente queremos contrarrestar la corrupción de los gobernantes, una buena forma de hacerlo es exigirle cuentas al actuar de los funcionarios. Exigir informados y organizados, con “los pelos de la mula en la mano”, pues.

¿Cómo? Es indispensable que se reglamente la obligatoriedad de las evaluaciones de las políticas públicas por agentes externos –hay suficiente capital humano preparado desde la academia o consultorías independientes- que permitan dar luz a la sociedad de si el funcionario o dependencia están cumpliendo o no con su labor. Necesario entonces es que los legisladores hagan válido el mote de “representantes populares”, que ostentan, muchas veces, de relumbrón y ajenos a las necesidades de la comunidad, para que la rendición de cuentas de las autoridades pase de ser una simulación a una realidad tangible.

corrupción política México

¿Es la corrupción responsabilidad de todos?

Peña Nieto lo dijo: “la corrupción es un asunto cultural”. La premisa es que si la sociedad es tolerante a la corrupción y corrupta, el gobierno y los funcionarios también lo serán. 1)http://www.animalpolitico.com/2014/09/la-corrupcion-es-un-asunto-cultural-pena-nieto/

La verdad es que en su afirmación el Presidente tiene razón, en parte. En parte, porque definitivamente no toda la sociedad es parte de la corrupción, y en parte también, porque el hartazgo y molestia es creciente por casos como la Casa Blanca, Javier Duarte, Oceanografía, contratos de obra pública amañados con la empresa OHL, entre muchos otros que parecen olvidados por la justicia. 2)http://lasillarota.com/especialeslsr/los-10-escandalos-de-corrupcion-mas-sonados-en-mexico/109533

La corrupción, travestida, puede presentarse en distintas formas. Podemos clasificarla en corrupción a gran escala, menor y política; según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se produzca:

  • Corrupción a gran escala: La corrupción a gran escala consiste en actos cometidos en los niveles más altos del gobierno que involucran la distorsión de políticas o de funciones centrales del Estado, y que permiten a los líderes beneficiarse a expensas del bien común.
  • Actos de corrupción menores: Los actos de corrupción menores consisten en el abuso cotidiano de poder por funcionarios públicos de bajo y mediano rango al interactuar con ciudadanos comunes, quienes a menudo, intentan acceder a bienes y servicios básicos en ámbitos como hospitales, escuelas, departamentos de policía y otros organismos.
  • Corrupción política: Manipulación de políticas, instituciones y normas de procedimiento en la asignación de recursos y financiamiento por parte de los responsables de las decisiones políticas, quienes abusan de su posición para conservar su poder, estatus y patrimonio.

Corrupción somos todos, en parte, desde la participación activa hasta la cómoda tolerancia. Ejemplos sobran: el periodista que vende su pluma, el funcionario proclive a los conflictos de interés, el empresario que “da su tanda”, el alumno que compra una calificación y el docente que la vende, el ciudadano que por apatía omite denunciar una ilegalidad y un largo etcétera.

Pero más allá de denuncias o lamentaciones, para reducir la corrupción en el país, se necesitan cambios en la estructura y forma con que funciona el gobierno. Dos de los caldos de cultivo para la corrupción son la impunidad y la falta de transparencia, es decir, si las malas acciones de los políticos no se castigan y ni siquiera de evalúan, la inercia de complicidades y saqueos muy probablemente continuará.

Aunque definitivamente no existen recetas o varitas mágicas, la evaluación de las acciones del gobierno es fundamental para que la administración pública sea más eficaz y transparente. En pocas palabras saber cómo y con qué resultados se gasta el presupuesto; dinero de todos.

 


Artículos relacionados

Referencias   [ + ]

Tags: administración, Corrupción, diputados, Enrique Peña Nieto, evaluación, México, política pública

Autor: J. Reyes

Homo Sapiens

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube