SNL parodia el primer debate presidencial de EEUU

Publicado el 3 octubre, 2016

Killary‘ mata de risa

Todos los sábados, por más de cuarenta y un años ya, los estadounidenses han contado con la comedia de Saturday night live (o SNL) para ver con humor su cotidianidad, reirse, y hacer catarsis. La popularidad del show puede subir o bajar con la de su elenco, pero siempre ha contado con el evento político de la semana para hacer sketches de apertura que den de qué hablar. Este sábado, coincidiendo con el estreno de la 42a. temporada del show, la parodia le tocó al primer debate presidencial de EEUU, entre el candidato republicano Donald Trump, interpretado por Alec Baldwin, y la demócrata Hillary Clinton, conocida como “Killary” cuando la interpreta Kate McKinnon, quien, como ya es costumbre, se robó el show.

El sketch capturó lo más memorable del debate: las interrupciones de Trump, su esnifeo, sus constantes interrupciones, la actitud triunfalista de Clinton, su uso de Alicia Manchado como as bajo la manga sobrado, o la sensatez irritada del moderador, Lester Holt. Sin embargo, Killary se llevó toda la atención desde el momento en que hace su entrada triunfal con un tributo al recientemente fallecido Gene Wilder en su rol de Willy Wonka, y sostuvo el ritmo durante cada segundo con su actitud de Bugs Bunny, haciendo todos los gestos que la Hillary real evitó hacer ante los comentarios autodestructivos de Trump.

Por supuesto, McKinnon también se encargó de representar la ansiedad y frustración de Hillary, quien en la vida real también se le percibe como alguien esforzándose en exceso por caer bien, sin lograr ser accesible, o natural cuando se dirige a su audiencia.

Baldwin fue, incluso, más apegado a su personaje, logrando una imitación perfecta de sus manerismos y delatando sus debilidades. Pero contrario a Killary, le faltó divertirse más en el papel.

El sketch invirtió el énfasis del debate, mientras en la vida real, Donald Trump fue el foco de atención con su infamia, en el show fue Killary reaccionando a ella. Pese a que SNL ha tenido a Trump como anfitrión ya dos veces (la primera en el 2004 y la segunda el año pasado), es claro que la parodia contribuye a dañar su imagen.

Las elecciones en otros skits

El tema de las elecciones fue retomado por una intrascendente parodia del programa de concursos Family feud, que se burla de los principales voceros y respaldos de los candidatos (Bill Clinton, Sarah Silverman, Bernie Sanders, los hijos de Trump, Vladimir Putin y Chris Christie), y el segmento del Weekend Update, en le que los comentaristas compararon el iPhone 7 y el nuevo Samsung Galaxy, con Hillary y Trump; una no es un gran aporte, pero el otro “puede explotar cualquier minuto”.

SNL y Hillary Clinton

SNL uno de los shows que mejor captura y ataca las incongruencias de los estadounidenses, y fue prácticamente desconocido en México y Latinoamérica durante sus primeras décadas de transmisión, hasta que Sony Entertainment Television comenzó a transmitirlo a finales de los 90s, contribuyendo a cambiar un poco nuestra perspectiva de EEUU de un país autoritario a uno con muchos defectos, pero consciente de ellos y de sus propias limitaciones para cambiarlos.

Durante los últimos 25 años de SNL, Hillary Clinton ha sido rutinariamente parodiada seis de sus actrices: Jan Hooks, Janeane Garofalo, Ana Gasteyer, Amy Poehler, Vanessa Bayer, Kate McKinnon. Durante todo ese tiempo se le ha visto sucesivamente como pareja ideal, verdadero poder en la casa blanca, esposa resentida, y finalmente, perfeccionista frustrada.

El resto del episodio

Como suele suceder, el resto del show tuvo algunas notas altas y otras bajas.

  • La anfitriona del show fue Margot Robbie, quien destacó este verano por protagonizar Suicide Squad como Harley Quinn, y The legend of Tarzan como Jane Porter. Su presencia fue algo desaprovechada. Teniendo el talento para hacer el monólogo sola, estuvo demasiado interrumpida por el reparto, y le dedicaron los dos sketches siguientes a su belleza, cosa que está bien para anfitrionas súper modelo, pero no se justifica más allá de un par de bromas cuando se trata de una actriz carismática con excelente sincronía cómica.
  • El anfitrión musical fue The Weeknd, quien presentó sus canciones False Alarm y Starboy.
  • Leslie Jones se burló del hackeo del que ella y otras celebridades fueron víctimas este verano. El sketch fue ingeniso, pero se vuelve ocioso tras la premisa.
  • El momento más controversial se lo llevó el presentador del Weekend Update, Michael Che, al referirse a Bill Cosby como nigger, palabra prohibida en televisión norteamericana:

“I expect white guys to defend the National Anthem like I expected Phylicia Rashad to defend Bill Cosby. I’m sure when people were protesting ‘The Cosby Show,’ I’m sure Clair Huxtable was like, ‘I don’t know what he did to y’all, but n****r made me rich!’”

La reacción al chiste en las redes parecer ser negativa y habrá que ver como reacciona SNL y el canal NBC.


Notas relacionadas

Tags: Alec Baldwin, Donald Trump, Hillary Clinton, Kate McKinnon, Killary, Michael Che, Saturday Night Live

Autor: Armando E. Torre Puerto

Aprendió a escribir palabras usando letras. En Voz Abierta, hemos hecho nuestro mejor esfuerzo por detenerlo, pero es que está bien terco.  ...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube