Trump le dice adiós al acuerdo Transpacífico

Publicado el 25 enero, 2017

La erosión del liderazgo de Estados Unidos en un mundo liberal

En su primer lunes de gobierno the Donald firmó sonriente lo que muchos llamaron el “retiro de Estados Unidos” del TPP (Trans Pacific Partnership, o Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica), que en realidad aborta el tratado antes de su nacimiento, que estaba en proceso de ratificación como paso previo de su operación. Este acuerdo comercial habría creado una zona de libre comercio de 12 países en la cuenca de pacífico, con 40% de la capacidad económica global, incluyendo a México, Canadá, Japón y Australia.

Este tratado, con sus previsiones de protección al medio ambiente y protección intelectual, hubiera modernizado por la puerta trasera al TLC de Norteamérica al incluir a los tres miembros del mismo, y hubiera hecho mucho por la prosperidad de la población de todos los países miembros.

Hoy, en el torbellino destructivo de la presidencia del hombre del reality show, queda en el camino un acuerdo de liberalización del comercio, que tanta falta hace en un mundo que aparentemente ha perdido el entusiasmo por el proceso de globalización responsable de levantar de la pobreza a cientos de millones en los últimos treinta años. La Organización Mundial de Comercio (OMC) que regula el entramado global de comercio, y promueve un mundo cada vez más integrado comercialmente, tiene atascado la ronda Doha de liberalización global desde el 2001. Los acuerdos de libre comercio multilateral, como el TPP, eran el único motor de liberalización aún operando, aunque inferiores a acuerdos que incluyeran a todas las naciones del mundo.

Cambio de liderazgo

presidente-primera-dama-china

(Foto Especial/ADN Político)

En la reunión del foro económico anual de Davos, Suiza; China en la voz de su Presidente Xin Jingping, se levanta como paladín del liberalismo económico global. China, además, con su defensa del acuerdo de París para control del cambio climático, que seguramente será defenestrado por Trump, nos muestra un mundo irreconocible, donde el liderazgo de Estados Unidos en las mejores causas se pone en duda.

En un mundo complaciente que ha prosperado bajo la égida de Estados Unidos, dependemos cada vez más de China, una potencia en ascenso que no considera a la democracia como un valor esencial, y a una Unión Europea que no logra coalescer como otra superpotencia económica y militar. El TPP dejaba intencionalmente afuera a China, ahora varios plantean seriamente que este país reemplace a Estados Unidos como piedra angular del tratado. Ya veremos.

Economistas solitarios

En mi soledad de economista, en la marejada de barbaridades que se originan desde el nuevo habitante de la casa blanca, miro con tristeza la casi nula reacción en Estados Unidos en contra del ataque al liberalismo económico. Los economistas, casi en solitario, suenan la alarma ante las desastrosas ideas económicas de Trump y su gabinete económico; que es descrito como el más proteccionista desde los años 20.

La respuesta pueril de querer detener los cambios levantando barreras frente al mundo es popular en la izquierda y la derecha, borrando viejas distinciones, replanteando el debate entre los que buscan continuar un desarrollo abierto al intercambio con el mundo de mercancías, inversiones, ideas y personas, y quienes se resisten tratando de cerrar puertas y ventanas.


Artículos relacionados

Tags: China, Donald Trump, Estados Unidos, libre comercio, México, USA

Autor: Sergio René Rodríguez Jiménez

Ingeniero y economista interesado en el desarrollo sustentable y políticas públicas para su promoción. E-mail: srene77@gmail.com...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube