Umberto Eco y lo que sentimos cuando se muere alguien a quien leímos

Publicado el 19 febrero, 2017

Hoy que cumplimos un año de la muerte de Umberto Eco, Facebook tuvo la amabilidad de recordarme lo que escribí sobre él, y en general, no podría estar más de acuerdo conmigo mismo:

Es increíble como la lectura nos acerca a los autores al grado de sentir un hueco en el estómago cuando oímos noticias sobre su partida.

Yo di con Umberto Eco cuando mi maestra de ciencias sociales de la prepa nos hizo analizar El nombre de la rosa —la película (je, je), que no tiene una crítica tan buena como el libro. Recuerdo que sólo había una copia en todo Campeche, era Betamax, y tuvimos que juntarnos todos en casa del único que tenía como reproducirla. Nunca leí el libro, pero recuerdo que vimos un tramo tres veces, por lo menos. Los varones del grupo éramos alumnos muy dedicados y uno de nosotros sentía que no comprendió el mensaje en la escena de sexo.

Lo que me hace sentir la pérdida de Umberto Eco es, mas bien, su libro Cómo se hace una tesis, que he leído en fotocopias y releído en pdf, hasta que tuve la decencia de comprarlo para consulta. Los consejos de Umberto para investigar son tan buenos, y su manera de hablar tan elocuente y amigable, que desde el principio lo sentí tan cercano como a un maestro o asesor predilecto.

No me cabe la menor duda que la sociedad pierde a uno de sus más grandes maestros y de que su material seguirá sacando del hoyo a muchos estudiantes perdidos, por muchísimos años más.

Ahora, tras leer un poco de Semiótica y la filosofía del lenguaje, difiero un poco. Leerlo con un lenguaje limitado al conocimiento de expertos lo hace un personaje distinto para mí. Esto es lo interesante de conocer a alguien a través de su obra, su ausencia física en este mundo no nos impide continuar descubriéndoles.


Artículos relacionados

Tags: El nombre de la rosa, muertes, tesis, Umberto Eco

Autor: Armando E. Torre Puerto

Aprendió a escribir palabras usando letras. En Voz Abierta, hemos hecho nuestro mejor esfuerzo por detenerlo, pero es que está bien terco.  ...

Deja un comentario

Dejar de seguir a:

Aceptar
Cancelar

Seguir a:

Para poder seguir a este autor es necesario que se registre en nuestro sitio

Iniciar sesion con facebook

Colabora en Voz Abierta

¿Quieres colaborar? Deja tus datos y sube tu articulo.

Queremos escucharte

Facebook

Twitter

Youtube